El consejo directivo de la Superintendencia de Competencia decidirá si impone o no una sanción a Alba Petróleos de El Salvador, una empresa investigada por no informar a la institución sobre la compra de estaciones de servicio de combustible.

Se trata de la última fase del proceso que comenzó la Superintendencia en julio. Alba Petróleos de El Salvador violó el artículo 33 de la Ley de Competencia y el 23 del reglamento, ya que efectuó adquisiciones que favorecen concentraciones económicas en el sector de hidrocarburos.

En un hecho sin precedentes, la firma se declaró culpable del cargo. Ahora, los miembros del consejo directivo cuentan con un plazo límite de tres meses para estudiar el expediente y resolver la investigación.

Por otro lado, el organismo declaró improcedente la intervención de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) en el proceso, ya que no se comprobó que el resultado del procedimiento le afecte directamente.

“Si permitiéramos la participación de ANEP en este caso, abriríamos la puerta a cualquier institución o persona que diga tener interés en intervenir en un caso, aunque no sea afectado directamente, poniendo en riesgo la delicada información empresarial a la que tiene acceso la institución”, dijo Francisco Díaz Rodríguez, Superintendente de Competencia.

El supervisor defiende que los procedimientos seguidos en la investigación de Alba Petróleos está sustentado en el Reglamento de la Ley de Competencia.

El gremio empresarial recusó a uno de los miembros del consejo directivo de la Superintendencia. La institución respondió que esa solicitud no le compete a ANEP.