El nivel de la sanidad existente en el sector avícola de Uruguay es óptimo, lo que está permitiendo un progreso notorio en el acceso a diversos mercados, según se informó este sábado a El Observador desde la Cámara Uruguaya de Procesadores Avícolas (Cupra).

En ese sentido, se destacó que se han estado desarrollando profundas investigaciones que demuestran que en el sector se trabaja con actividad viral cero en referencia a las principales enfermedades que sufren las aves.

Gracias a esta buena sanidad, los pollos uruguayos son exportados a más de 30 países diferentes, desde donde también se realizan las investigaciones pertinentes para certificar la calidad de los animales que importan.

Desde Cupra, y sobre todo a través de la creación del Instituto Nacional de Avicultura y Afines (Inava), se trabaja para levantar las restricciones que existen para exportar a mercados más exigentes, mejorar la productividad y mejorar las condiciones de bioseguridad, se explicó.

Acceder a mercados de mayor exigencia permitirá fortalecer el desarrollo del sector, obtener mejores precios por la carne y aumentar la cantidad de empleados directos que hoy son 8.000.

Venezuela, destino clave. Durante junio las exportaciones estuvieron concentradas hacia Venezuela en 86%, embarcándose el resto hacia Omán, Hong Kong, Angola y Namibia entre otros destinos.