El Banco Central de Brasil decretó este viernes la liquidación extrajudicial del Banco Rural, acusado de participar en el famoso escándalo de corrupción que afectó al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010) y que se juzgó recientemente en el país.

Según el Banco Central, la eliminación del Banco Rural se debe a la "comprometida situación económica y financiera y de la falta de un plan viable para la recuperación de la situación del banco".

"El Banco Central está tomando todas las medidas posibles para establecer la responsabilidad, en cuanto a sus competencias legales de supervisión del sistema financiero. El resultado de las investigaciones podrá llevar a la aplicación de medidas punitivas de carácter administrativo y a comunicaciones a las autoridades competentes, con sujeción a las disposiciones legales aplicables", aseguró el ente emisor en una nota.

La liquidación afecta al Banco Rural, con sede en Belo Horizonte (Minas Gerais, sudeste del país), y sus cuatro subsidiarias: el Banco Rural Inversiones, Banco Rural Más, Banco Simple y Rural Distribuidora de Títulos y Valores Mobiliarios, según el comunicado.

El grupo Rural era detentor del 0,07% de los activos y del 0,13% de los depósitos del sistema financiero brasileño, según datos del pasado marzo citados por el Banco Central.

Según el Banco Central, la liquidación extrajudicial es una medida "grave y permanente" para promover la disolución de cualquier sociedad cuando hay evidencia de insolvencia irrecuperable o cuando hay violaciones graves de las normas que regulan la actividad de la institución.

El año pasado, los ex dirigentes del Banco Rural fueron juzgados y condenados por el Supremo Tribunal Federal (STF) por su participación en la red de corrupción destapada durante el mandato de Luiz Inácio Lula de Silva, conocida como "mensalao".

La justicia dictaminó que los dirigentes del Banco Rural hicieron préstamos ficticios al gubernamental Partido de los Trabajadores (PT), que había diseñado una red de pago de sobornos a políticos a cambio de su apoyo, en un escándalo destapado en 2005.