Quito. Ministros de Finanzas de cinco países de la Unión Suramericana de Nacione (Unasur) se reúnen este miércoles en Caracas para arrancar operaciones del Banco del Sur, una entidad que iniciará con US$7.000 millones, como había confirmado el pasado 29 de mayo el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

Los responsables de Finanzas de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, y Venezuela, se reunieron este miércoles en el Banco Central de Venezuela desde las 10:30 locales (15:00 GMT) para iniciar las operaciones de la entidad financiera, informó la prensa local venezolana.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, encabeza la delegación del país sudamericano para esta cita y está acompañado por los ministros de la Política Económica, Patricio Rivera, y de Finanzas, Fausto Herrera.

El Banco del Sur comenzará a funcionar con un capital de US$7.000 millones, de los cuales Ecuador aportará con US$400 millones, y es uno de los primeros siete países aportantes.

“El capital suscrito por los siete países es de US$7.000 millones, con eso comenzamos; son US$2.000 millones por cada uno de los grandes: Venezuela, Brasil y Argentina; US$400 millones: Ecuador y Uruguay y US$100 millones Bolivia y Paraguay”, amplió el ministro de Exteriores del Ecuador.

Los países tienen previsto establecer este miércoles una fecha de arranque, en función de los aportes que deberá efectuar cada país miembro, confirmó la televisora sudamericana Telesur.

Días atrás, el canciller Ricardo Patiño había expresado que el nuevo banco "puede servir para sacar de apuros a un país pequeño o grande y no tener que someterse a los dictados y a las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional (FMI)".

El Banco del Sur es una iniciativa del líder histórico de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, que se oficializó en febrero de 2007 cuando firmó junto con el entonces mandatario argentino, Néstor Kirchner, el memorando para su creación en el que también participaron Bolivia, Ecuador, Uruguay, Brasil y Paraguay.

El Banco del Sur tiene un capital máximo aprobado de US$20.000 millones. La sede principal de la instancia económica estará ubicada en Caracas y contará además con dos subsedes, en las ciudades de Buenos Aires (Argentina) y La Paz (Bolivia).