Sao Paulo. El Banco Santander Brasil anunció este viernes una operación para optimizar la composición de su capital por un importe de 6.000 millones de reales (unos 1.980 millones de euros, US$2.673,8 millones), una medida que, afirmó, elevará la rentabilidad sobre patrimonio y no tendrá impacto en el Grupo.

En una nota remitida este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad explicó que se trata de sustituir capital social -por el importe citado- por instrumentos de nueva emisión que puedan computar como capital Tier I y Tier II, en cumplimiento de los requerimientos regulatorios de Basilea II.

El Santander, explica la nota, suscribirá un porcentaje de estos nuevos valores que será de aproximadamente el 75%, equivalente a su participación accionarial en la filial brasileña, es decir 4.500 millones de reales, y también se hará con los valores que no adquieran los restantes accionistas de Banco Santander Brasil.

Según han precisado hoy a Efe fuentes de la entidad, esta operación no tiene ningún impacto en el Grupo Santander ni en capital, ni en liquidez, ya que los 4.500 millones de reales que recibe de Santander Brasil como remuneración especial los reinvierte en la filial brasileña.

Esta operación "aumenta la rentabilidad del capital, la eficiencia y la diversificación, y permite mayor flexibilidad en la gestión financiera", añade la entidad, que aclara que Santander continuará siendo la entidad más capitalizada de Brasil, un mercado clave para el Grupo Santander y en el que quiere seguir creciendo".

La entidad indica que la operación, que califica como "pionera en el mercado brasileño", no alterará el volumen de sus provisiones.

Por su parte, el presidente de Santander Brasil, Jesús Zabalza, señala en un comunicado que la entidad es "el banco de mercado minorista más sólido del país en términos de capital y en esta operación optamos, de forma conservadora, por permanecer con las mismas provisiones de capital".

La operación pretende "optimizar" la estructura del capital destinado a provisiones al cambiar sus reservas en moneda, entre real y dólar, y su composición, que pasará a ser core Tier 1 y capital complementario Tier 1 y Tier 2, según la nomenclatura de los acuerdos de Basilea.

Zabalza explica que la operación permitirá "mantener la capacidad para conceder préstamos a los clientes y apoyar los proyectos de desarrollo del país", además de "continuar en condiciones de aprovechar todas las oportunidades de negocio que se presenten en el mercado".

La operación adecuará su estructura de capital a las necesidades del mercado y elevará su eficiencia, según el banco.

"Este nuevo formato incrementará el retorno sobre el patrimonio del banco, manteniendo la solidez, la capacidad de financiar y la liquidez del Santander Brasil", añade el comunicado.

Con la operación, el Santander mantiene el liderazgo como el banco de mercado minorista más capitalizado en Brasil y uno de los principales de ese segmento en el mundo, "superando los requisitos reguladores actuales y los de Basilea III, que serán exigidos a todas las instituciones financieras hasta 2019", subraya.

La medida "está sujeta a las aprobaciones reguladoras y societarias" y gracias a ella el Grupo Santander "ampliará sus inversiones en el país", dice el comunicado.

A comienzos del mes, el presidente de la matriz española, Emilio Botín, se reunió en Brasilia con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, y le dijo que la entidad pondría a disposición de sus clientes del país suramericano US$10.000 millones en financiación de proyectos de infraestructura.