México. El Grupo Financiero Banorte firmó un acuerdo para comprar la participación accionaria de su socio, el italiano Grupo Generali, en compañías de seguros y pensiones en México por un total de US$857,5 millones, informó este martes la firma mexicana.

Banorte y Grupo Generali firmaron un acuerdo vinculante en el que el grupo financiero mexicano "adquirirá el 100% de las acciones representativas del capital social de Seguros Banorte Generali y Pensiones Banorte Generali", indicó la empresa en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana.

Explicó que esta operación se debe a su decisión estratégica "de operar y controlar estas compañías en su totalidad debido a que la presencia del interés minoritario en estos negocios no permitía potenciar su crecimiento al máximo".

Actualmente el Grupo Generali es poseedor del 49% del capital social de ambas empresas, precisó.

Agregó que este acuerdo "está sujeto a la obtención de las autorizaciones gubernamentales, contando con un periodo de 180 días a partir de la fecha de firma para ello".

En este plazo, detalló, evaluará diferentes alternativas para financiar la adquisición de las citadas participaciones accionarias.

El grupo financiero mexicano apuntó que el costo de las acciones de Grupo Generali en la aseguradora será de US$637 millones, mientras que su participación en la firma de pensiones sumará 220,5 millones, por lo que "pago total asciende a US$857,5 millones".

Añadió que esta cantidad incluye el pago "por el capital excedente que registraron ambas compañías al cierre de abril, equivalente a US$48,4 millones y US$31,1 millones, respectivamente".

Seguros Banorte Generali ofrece principalmente seguros de vida, auto, hogar y gastos médicos a través de una red de agentes, brokers independientes y principalmente mediante la red de Banorte.

A su vez, Pensiones Banorte Generali opera, administra y garantiza el pago de pensiones derivadas de la Ley del Seguro Social.

Fundado en 1899 en la ciudad de Monterrey, Banorte comenzó a operar como un pequeño banco regional. En 1992, en el proceso de privatización de la banca, Banorte fue adquirido por un grupo de empresarios encabezados por Roberto González Barrera.

Después de la crisis bancaria en la década de 1990, Banorte comenzó a crecer con la fusión de bancos como Bancen y Banpaís en 1997 y Bancrecer en 2002, para convertirse en una de las principales instituciones del sistema bancario mexicano, y es controlado por capital mexicano.

Banorte es actualmente la tercera mayor institución bancaria en México medida por el tamaño de los préstamos y depósitos, tiene más de 26 millones de clientes, más de 1.300 oficinas en el país y 6.700 cajeros automáticos, y gestiona activos por más de US$148.000 millones, indicó el grupo.