Amsterdam. Royal Philips Electronics NV anunció el lunes que ha pasado a registrar beneficios en el primer trimestre gracias a un incremento de las ventas y al recorte de costes, pero dijo que la segunda mitad del año sigue siendo incierta.

"La incertidumbre económica sigue siendo elevada y la confianza de los consumidores baja", indicó el consejero delegado del grupo, Gerard Kleisterlee. "Al mismo tiempo, algunos mercados clave como el sector de la construcción todavía tiene que recuperarse", agregó.

El beneficio neto en el primer trimestre fue de EUR200 millones, tras la pérdida de EUR59 millones en el primer trimestre de 2009. Los analistas esperaban un beneficio neto de EUR82,3 millones.

El beneficio neto contó con el apoyo de un aumento de las ventas del 11,4% en el trimestre hasta EUR5.680 millones, frente a EUR5.100 millones.

"Los resultados son muy sólidos, mucho mejores de lo esperado", dijo el analista de Kepler Peter Olofsen.