Londres.- La gigante minera BHP dijo que peleará contra una demanda sin precedentes presentada en Reino Unido por cientos de miles de brasileños que buscan una compensación multimillonaria por el peor desastre medioambiental ocurrido en la historia de Brasil.

SPG Law, una unidad de una firma de abogados en Estados Unidos, representa a 240.000 ciudadanos, 24 gobiernos municipales, un arzobispado católico y a miembros de la comunidad indígena krenak de Brasil, quienes emitieron un recurso legal alegando daños ilimitados por la rotura de la represa Fundao en 2015.

La demanda se apresta a convertirse en el mayor litigio colectivo librado en Inglaterra.

La anglo-australiana BHP, la mayor minera mundial por valorización bursátil, dijo que recibió la notificación por carta pero destacó que hasta ahora había comprometido US$780 millones a la Fundación Renova, una entidad creada por la empresa y sus socios para hacerse cargo de las compensaciones y reparaciones tras el deslave.

Este año, BHP alcanzó un acuerdo extrajudicial con el que pagará 20.000 millones de reales (unos US$5.400 millones) como parte de una demanda civil que le obligó a establecer un fondo de limpieza medioambiental.

“BHP se defenderá de la demanda y sigue estando comprometido con apoyar los esfuerzos de descontaminación y compensación de la Fundación Renova”, dijo un portavoz.

El desastre de la represa Fundao, que causó un gigantesco alud de desechos mineros de la empresa minera Samarco -operada por Samarco y la minera local Vale-, causó la muerte de 19 personas y derramó más de 40 millones de metros cúbicos de lodo tóxico en varias comunidades, el río Doce y el océano Atlántico.

Brasil acusó 22 personas en 2016 por diversos delitos, incluyendo asesinato, luego del colapso de la represa.

Este año, BHP alcanzó un acuerdo extrajudicial con el que pagará 20.000 millones de reales (unos US$5.400 millones) como parte de una demanda civil que le obligó a establecer un fondo de limpieza medioambiental.

Otros litigios aún abiertos, como el de un caso de reparación civil por US$40.000 millones, están suspendidos.