Washington. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció este viernes la aprobación de un crédito de US$91,5 millones para Nicaragua destinado a impulsar la eficiencia y la seguridad de su sistema de transporte por carretera.

Los fondos tienen como objetivo reducir los costos operativos de los vehículos, aumentar la velocidad de los viajes, bajar las tasas de accidentes y realizar estudios del impacto del cambio climático en la infraestructura, indicó el BID en una nota de prensa.

Asimismo, agregó el organismo internacional, se busca incrementar "la eficiencia del transporte por carretera, a fin de fomentar la actividad económica y mejorar la calidad de vida de la población, facilitando al mismo tiempo la integración de las distintas regiones de Nicaragua con el resto de América Central".

De este modo, se trata de solventar uno de los principales problemas que enfrentan los países centroamericanos: el nivel deficiente de desempeño logístico, que afecta su capacidad para integrarse competitivamente con sus vecinos y con la economía mundial.

Nicaragua tiene una red vial de unos 24.000 kilómetros, de los cuales sólo unos 3.100 kilómetros están pavimentados, y estas malas condiciones inflan los costos de transporte.

El proyecto contempla obras de rehabilitación en un tramo de 36,4 kilómetros de la carretera Villa 15 de Julio-Malpaisillo, de 24,7 kilómetros de la vía Boaco-Muy Muy, 31,4 kilómetros más en la carretera Chinandega-Guasaule, que forma parte del Corredor del Pacífico; y el mejoramiento y mantenimiento de 60,5 kilómetros de caminos en la conexión vial Las Piedrecitas-Nagarote-Izapa.

La financiación consta de un préstamo de 45,75 millones a 30 años, con un periodo de gracia de 5,5 años; y un crédito adicional de otros 45,75 millones con un plazo de amortización de 40 años.