Ciudad de Panamá. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) calificó este martes como “único en el mundo” el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central (Siepac) y su Mercado Regional Eléctrico de Centroamérica (MER), que ya están en operación.

“La puesta en marcha del Siepac y el MER es el fruto de un arduo trabajo de la región centroamericana con el apoyo del BID, en consolidar esta red de transmisión y esquema de integración únicos en el mundo”, indicó el Banco en un comunicado.

“Estamos seguros de que el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central va a traer muchos beneficios”, señaló Enrique Rodríguez, especialista de energía del BID.

El BID recordó que este proyecto se concebió hace 25 años y que con su entrada en operación este año “la región ahora cuenta con una robusta infraestructura eléctrica desde Guatemala hasta Panamá, complementada por una conexión a México, y a futuro con Colombia” .

El Siepac cuenta con una línea mil 800 kilómetros de extensión y una capacidad instalada de 300 Megavatios (MW), lo que supone una inversión de US$494 millones, de los cuales US$253,5 millones fueron aportados por el BID, además de US$25 millones en asistencia técnica.

Aunque aún faltan por completar 36 km en Costa Rica, la línea ya está en operación comercial y ha servido últimamente para proveer energía eléctrica a los sistemas de cada país, según el BID.

Desde el pasado 1 de junio entró en vigor el MER, que pone “las reglas del juego” para integración energética a través de una empresa ad hoc con representación de todos los países centroamericanos más la colombiana ISA, la mexicana CFE y la española Endesa.

“Esperamos que el sector privado aproveche esta oportunidad que les brinda el Siepac y el MER para optimizar los mercados nacionales y hacer inversiones en nuevos proyectos eléctricos regionales”, refirió Rodríguez.

Según el BID, en los próximos 15 años, Centroamérica deberá doblar la capacidad instalada eléctrica para poder cubrir el crecimiento de la demanda, producto de las tasas de crecimiento económico positivo y un mayor grado de urbanización de la población.

Sin embargo, el precio de la energía eléctrica en Centroamérica es tres veces mayor a otros sistemas comparables —US$150 por megavatio-hora frente a US$50—.