Tegucigalpa, Honduras. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) impulsa en Honduras una propuesta para incorporar más energía renovable al sistema interconectado de la ENEE.

Para ese fin, el BID ha aprobado una cooperación por US$850.000, las que serán sumadas a la contraparte del gobierno hondureño por US$85.000, recursos que serán destinados al “Proyecto de fortalecimiento del marco de políticas, regulatorio e institucional para energías renovables SCX para Honduras”.

A mayo de 2013, la ENEE reportó que la disponibilidad de energía en el sistema interconectado fue de 1.348,1 megavatios, de los que apenas 509,1 megas eran renovables, equivalente al 37,8% del total.

Para este año apenas se espera la incorporación de dos nuevos proyectos: Chamelecón (11,6 MW) y La Vegona (40 MW). El gobierno del presidente Porfirio Lobo Sosa aprobó la ejecución de 49 proyectos de energía limpia, los que generarían 750 megavatios de energía. 

Marco legal. Los US$935.000, equivalente a casi 19 millones de lempiras al tipo de cambio actual, serán destinados para diseñar una Política de Energías Renovables y Plan Nacional de Energías Renovables. 

En ese sentido se evaluarán las leyes existentes, reglamentos, políticas nacionales e institucionales que limitan el desarrollo de los proyectos de energía renovable. Asimismo, se actualizarán y elaborarán documentos y propuestas concretas para mejorar el marco jurídico, normativo, político e institucional. 

Las propuestas de mejora serán discutidas con el gobierno de Honduras y serán revisadas con expertos internacionales, mientras que el proceso de socialización tendrá la participación de los sectores público y privado.

La Asociación Hondureña de Pequeños Productores de Energía Renovable (Ahpper) ha venido demandando mayor celeridad en los trámites y licencias ambientales para ejecutar los proyectos, a lo que se agrega la carencia de recursos en el sistema financiero para apoyar la energía limpia.