Grupo Bimbo registró un beneficio neto atribuido de 4.467 millones de pesos mexicanos (unos US$ 222 millones) en el primer trimestre de 2022, lo que implica un crecimiento del 10,4% con respecto a las ganancias contabilizadas un año antes, según consta en el informe de cuentas trimestrales de la empresa.

La compañía ha cosechado este mejor resultado tras haberse anotado unos niveles récord de facturación, con 93.321 millones de pesos (US$ 4.642 millones), impulsados por el fuerte desempeño de los volúmenes de venta y un clima de precios favorables.

Por mercados, la cifra de negocio se anotó alzas de dos dígitos en todos sus mercados. Así, las ventas crecieron un 17% en Norteamérica, un 19,5% en México, un 16,3% en la zona Europa, Oriente Medio y África y un 21,2% en Latinoamérica.

"El desempeño en las ventas fue excepcional, alcanzando un nivel récord para un primer trimestre y ganando participación de mercado en múltiples categorías. Nuestros volúmenes crecieron en todas nuestras organizaciones como reflejo de la alta demanda que estamos experimentando y la resonancia de nuestras marcas entre nuestros consumidores", ha destacado el director general del grupo, Daniel Servitje.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado creció un 11,9% en términos interanuales, hasta situarse en los 11.897 millones de pesos (U$ 592 millones), mientras que el resultado operativo creció un 2%, hasta los 8.942 millones de pesos (US$ 445 millones).

Entre las operaciones más destacadas del trimestre, la empresa llegó a un acuerdo con Mondelez para vender su negocio de dulces y golosinas Ricolina por un importe aproximado de US$ 1.300 millones.