La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó a una conferencia mundial alternativa sobre cambio climático y medioambiente, en respuesta al fracaso de la reciente cumbre en Copenhague organizada por Naciones Unidas.

Morales, que en diciembre pasado fue reelecto para un nuevo período, leyó personalmente la convocatoria a la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que prevé realizar en abril en la ciudad central de Cochabamba.

El encuentro, al que fueron convocados tanto gobiernos como organizaciones sociales y científicos de todo el mundo, debería aprobar un proyecto de declaración de los "derechos" del planeta, que sería sometido luego a un referendo mundial, anunció el mandatario.

"Se dice que fue un fracaso, pero yo diría que no ha sido un fracaso la cumbre de Copenhague, más bien diría que es un triunfo de todo el mundo (...) porque los países capitalistas desarrollados no pudieron imponer su declaración", dijo Morales.

"No pudieron porque va creciendo la conciencia no solamente de los pueblos del mundo sino también de los estados y los gobiernos", agregó.

Morales denunció que en algunos momentos del encuentro en Copenhague los países ricos "chantajearon para que se acepte su propuesta a cambio de algunos billetes" porque "no quieren reconocer la deuda climática que tienen con los países en desarrollo, las futuras generaciones y la Madre Tierra".

El gobernante boliviano y el venezolano Hugo Chávez fueron algunos de los más duros opositores a la declaración finalmente aprobada en Copenhague, impulsada por Estados Unidos y que no contiene compromisos concretos para enfrentar el cambio climático.

La cumbre en Cochabamba, del 20 al 22 de abril, coincidirá con la primera celebración mundial del Día de la Madre Tierra recién instituido por Naciones Unidas.