La Paz. El Complejo Metalúrgico de Karachipampa (CMK), en Potosí, reiniciará operaciones en dos meses, tras sufrir en marzo pasado una falla de un turbo expansor de su planta de oxigeno, anunció el ministro de Minería, Mario Virreira.

En una conferencia de prensa, la autoridad explicó que el turbo expansor fue reparado en Estados Unidos y actualmente se lo reinstala en la planta que suministrará de oxigeno al horno Kivcet, cuya función es fundir cada año alrededor de 21.000 toneladas de planta y 163.000 toneladas de plomo.

"Esta previsto en 60 días poner en marcha, no sólo la planta de oxigeno, sino todo. Estos días se reinició el trabajo de reinstalación de ese equipo (turbo expansor) que se hizo refaccionar en Estados Unidos", dijo.

Precisó que se invirtieron hasta el momento US$62 millones en ese complejo, de los que 12 millones se destinaron a su rehabilitación y 50 millones para comprar concentrados de plata y plomo.

El ministro de Minería refirió que la puesta en marcha de Karachipampa atravesó varios obstáculos, porque "'en Bolivia no existen profesionales especializados en manejo de plantas' y la empresa alemana que construyó inicialmente ese complejo 'ya no existe".

"Se están contratando expertos en todo nivel para que hagan una buena supervisión, una buena dirección, fiscalización para tener previsiones, hay que tener cuidado con el funcionamiento de la planta", señaló.

Karachipampa se proyectó en febrero de 1977, aunque su construcción recién se concluyó en 1984 y estuvo a cargo del consorcio alemán Klockner-Sidech.

Ese complejo producirá minerales con valor agregado, como plomo y plata metálica, que tendrán una pureza de 99,9%, según la Corporación Minera de Bolivia.