La Paz. Bolivia aprobó financiar con US$248 millones de fondos propios la construcción de tres carreteras, después de que Venezuela incumpliera con un crédito inicialmente acordado para ese fin en 2008, informaron este martes fuentes oficiales.

El gobierno boliviano promulgó el pasado 9 de julio una ley para autorizar al Tesoro General que se haga cargo de la financiación de las obras viales, indicaron fuentes del Legislativo.

Una de las carreteras unirá las localidades de Santa Bárbara, Caranavi, Sapecho y Quiquibey, permitiendo avanzar en la conexión del departamento de La Paz con el noreste amazónico del país.

Las otras vías conectarán la capital constitucional boliviana, Sucre, con Ravelo, en el sureste, y a esta localidad con Llallagua (oeste), según el detalle expresado en la norma.

La normativa establece además que el ministerio de la Presidencia gestione una enmienda al contrato de préstamo suscrito entre Bolivia y Venezuela el 4 de agosto de 2008, para modificar el uso y destino de los recursos del crédito o reducir su monto.

El contrato de préstamo original era por US$300 millones, pero Venezuela sólo desembolso US$20 millones, según informó el gobierno en mayo pasado.

Además de esa suma, Bolivia registró en el mismo mes una deuda comercial de US$145 millones por la compra de gasóleo a Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa), con lo que la deuda boliviana con el país caribeño entonces era de US$165 millones.