La Paz. Frente a las declaraciones del presidente brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, respecto a que continuará comprando gas boliviano en el marco de su política de “solidaridad”, en Bolivia respondieron que Brasil debe limitarse a cumplir lo suscrito.

El vicepresidente del país andino, Álvaro García Linera, señaló que “el contrato es de cumplimiento obligatorio, independientemente de la buena voluntad del gobernante, que la valoramos. El contrato aquí se cumple”.

Explicó que el hecho de que Brasil adquiera el energético no responde a una materia de seguridad. Señaló que “un país siempre debe tener una reserva estratégica de combustible, aunque tenga los recursos energéticos, igual compra de otros países”, informó La Razón.

Por su parte el ministro de la Presidencia, Óscar Coca, agregó que más allá de “sentimientos o pasiones” de Brasil, debe honrar el contrato que estable sanciones en caso de incumplimiento.

Para Coca “no es correcto ni es propio (ese tipo de declaraciones) cuando hay un contrato de por medio, ellos tienen que cumplir el contrato”, indicó Opinión.