A partir del 1 de abril, en Bolivia, los procesos de adquisición de gasolina especial y diésel oil serán realizados únicamente a través de transferencias bancarias electrónicas directas entre cuentas del Banco Unión y de la petrolera estatal, según lo dispuesto por la YPFB.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos comunicó a las estaciones de servicio del Distrito Comercial Oriente de Santa Cruz, que con esta medida se pretende transparentar los procedimientos de facturación por la venta de combustibles en dicha región.

Para ello, los surtidores deberán contar con una cuenta en el Banco Unión. Todos los detalles del nuevo procedimiento serán explicados en detalle a los clientes el próximo martes 23 en las oficinas del Distrito Comercial Oriente.

Las medidas fueron adoptadas luego que el 4 de marzo Marcelo Limón Camacho, dueño de tres surtidores, emitiera 23 cheques sin fondos por la compra de gasolina especial y diesel por un valor de Bs$2,37 millones. Según lo publicado por La Razón, además de Limón otras seis personas están involucradas en este caso, acusadas de “palos blancos” ya que aparecen como corresponsables de las transferencias ilícitas.