Río de Janeiro. Brasil ahorrará cerca de US$1.400 millones anuales, al entrar en vigencia desde el 1 de enero el uso de la mezcla de gasolina con 5% de etanol (B5), estimó la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP).

Hasta fines de 2009, Brasil usaba el B4, un combustible con 4% de etanol que ha ayudado al país en los últimos años a sustituir parte de combustible fósil importado.

Un estudio realizado por las autoridades a fines del año pasado también arrojó que cada litro de mezcla nueva también disminuye en 3% las emisiones de carbono, además de reducir la expulsión de material particulado.