São Paulo. El Gobierno brasileño quiere una participación en la producción de compañías mineras sumado a mayores regalías e impuestos, informó a un periódico local el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

La demanda china de petróleo y metales durante los últimos años ha llevado a Gobiernos ricos en minerales a asegurar una mayor participación en sus exportaciones de recursos naturales. Venezuela, Ecuador y Bolivia son ejemplos de esta tendencia.

En una serie de proyectos que el Gobierno brasileño está diseñando para reformar las actuales leyes mineras, las compañías también tendrían que pagar un nuevo impuesto al inicio de la producción, dijo Lobao a O Estado de S. Paulo, según la edición del sábado del periódico.

"El arancel (al inicio de la producción) está siendo considerado. La compañía pagará un arancel inicial para comenzar la producción y luego comenzará a pagar una participación de la producción una vez que esté produciendo", explicó Lobao.

"La participación del Gobierno en la producción sería aparte de las regalías", agregó.

Lobao dijo que el Gobierno también aumentará las regalías que pagan actualmente las compañías mineras por su producción, pero aseguró que el aumento total en regalías e impuestos no sobrecargará al sector.

El Gobierno ha estado trabajando en el borrador de la nueva ley minera por cerca de un año y Lobao ha dicho que las regalías que pagan actualmente las compañías mineras en Brasil y que llegan a cerca del 2 por ciento son muy bajas.

"Hay algunos países que cobran de un 8 a un 10 por ciento, pero (...) no cobran ciertos impuestos. Así que queremos establecer un cierto balance", agregó.

Reformas al crudo. Brasil también ha estado intentando aprobar en el Congreso una reforma sobre sus leyes petroleras, a fin de aumentar su participación en la producción de nuevos yacimientos petrolíferos bajo sal y en la estatal Petrobras.

Los proyectos para el sector del crudo han permanecido estancados en el Congreso mientras los legisladores están receso. Además el 2010 es un año de elecciones, lo que dificultará la aprobación de cualquier reforma petrolífera o minera hasta el 2011.

La incertidumbre regulatoria ha suspendido las inversiones en ambos sectores hasta que las compañías conozcan qué cambios habría en los costos operacionales.

La brasileña Vale es una de las tres mayores productoras de mineral ferroso a nivel mundial y hay otras tres mineras multinacionales operando en Brasil.

Al igual que con los proyectos de reforma petrolera, las reformas mineras probablemente sólo se aplicarían a contratos por nuevas concesiones y no a los preexistentes.