Río de Janeiro. Brasil autorizó la instalación de 25 centrales generadoras de energía limpia en cuatro estados del país, que requerirán una inversión de 4.500 millones de reales (US$1.075 millones), informó este jueves el Ministerio de Minas y Energía.

Las 25 centrales (14 solares, ocho eólicas, dos hidroeléctricas y una termoeléctrica de biomasa) deberán generar 4.040 empleos directos y beneficiar a los consumidores, agregó la cartera.

"La sinergia de estas potencias confiere una mayor robustez, seguridad y precio justo en la distribución", explicó el ministro de Minas y Energía, Wellington Moreira Franco.

Las centrales generadoras de energía limpia se instalarán en los estados de Ceará (noreste), Bahía (oeste), Minas Gerais (sureste) y Mato Grosso (centro-oeste) y deben añadir 883 megavatios (MW) de potencia al sistema nacional a partir de 2021.

En junio, las fuentes de energía limpia representaron el 81,9% de toda la capacidad instalada de generación de energía eléctrica.

Las fuentes de energía limpia son aquellas que generan energía sin contaminar con la emisión de sustancias.

Según el gobierno brasileño, esas fuentes tienen una participación considerable en la matriz energética nacional.

En junio, las fuentes de energía limpia representaron el 81,9% de toda la capacidad instalada de generación de energía eléctrica y el 87,8% de toda la producción de energía brasileña.