Brasilia. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó este viernes un decreto con el que creó una nueva empresa pública dedicada a la administración de los grandes yacimientos petroleros de la zona geológica del presal, bajo el lecho del Atlántico.

La nueva firma, con sede en Brasilia y dependiente del ministerio de Minas y Energía, se denomina Pré-Sal Petróleo (PPSA) y tiene un capital inicial de 50 millones de reales (unos US$21 millones), según el decreto publicado este viernes en el Diario Oficial de la Unión.

PPSA tiene por objetivo la gestión de los contratos de producción y comercialización de hidrocarburos procedentes del presal, representar al gobierno y, además, evaluar técnica y económicamente los planes de desarrollo y producción de petróleo en esa zona.

El presal es un horizonte de exploración descubierto en aguas muy profundas del Atlántico que contiene reservas de crudo ligero que podrían convertir a Brasil en un gran exportador de hidrocarburos, según cálculos del gobierno.

La Agencia Nacional de Petróleo (ANP) realizará el próximo 22 de octubre la primera subasta de licencias de explotación en el presal, bajo un régimen legal específico, creado para garantizar mayores rentas al Estado.

El régimen de explotación obliga a que la estatal Petrobras sea el operador y tenga una participación mínima del 30% en el consorcio que se adjudique el contrato.