Rio de Janeiro, Xinhua. Entre dos y cuatro consorcios podrían disputarse la licitación para la explotación de petróleo y gas existente en el Campo de Libra, considerado el mayor yacimiento descubierto en Brasil, en aguas profundas del océano Atlántico, informó hoy el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

Calificado como "la joya de la corona" de los campos petróleros brasileños, con reservas estimadas entre 8.000 y 12.000 millones de barriles de crudo, la explotación del Campo de Libra será subastada el próximo 21 de octubre por el gobierno brasileño, en lo que será la primera subasta para el presal.

"Los depósitos de garantía hechos nos permiten considerar que entre dos y cuatro consorcios disputarán la mayor área para explotación de petróleo en el mundo, el Campo de Libra", dijo este jueves Lobao.

De acuerdo con información de la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) de Brasil, un total de once empresas se presentaron al concurso para explotar los hidrocaruburos en el campo ubicado en la zona del presal, luego de realizar un pago previo por alrrededor de 2 millones de reales (US$900.000).

Entre las once petroleras que aspiran a ganar la licitación se encuentra, además de la estatal brasileña Petrobras, las chinas CNPC y CNOOC, la hispanochina Repsol Sinopec, la colombiana Ecopetrol, la anglo-holandesa Shell, la japonesa Mitsui, la portuguesa Petrogal, la india ONGC Videsh y la malaya Petronas.

En las últimas semanas, miembros del gobierno brasileño aseguraron que la subasta será un éxito, a pesar de que algunas de las principales petroleras del mundo, como son las estadounidenses Chevron y Exxon, y las británicas BG y BP, optaron por no presentarse a concursar.

Situado a 183 kilómetros de la costa de Río de Janeiro (sureste de Brasil), el Campo de Libra es el mayor yacimiento encontrado hasta ahora en aguas brasileñas, en una zona donde el grueso de sal marino puede llegar a alcanzar hasta dos kilómetros.

El gobierno brasileño espera una producción de un millón de barriles diarios en este campo a partir de 2018.

El consorcio ganador, en el que la estatal Petrobras tendrá una participación del 30 por ciento, será aquel que entregue al Estado el mayor porcentaje de excedentes de petróleo, a partir de un mínimo de 41,65 por ciento de lo extraído.

De acuerdo con las reglas de la subasta, las empresas del mismo grupo, como es el caso de las estatales chinas CNPC y CNOOC, deberán formar parte del mismo consorcio para poder obtener la licitación. El ganador obtendrá la explotación de la zona por los próximos 35 años.