Río de Janeiro. Brasil espera invertir 100.000 millones de reales (US$57.000 millones) en el sector eléctrico entre 2010 y 2013, monto del cual el Banco Nacional de Desarrollo aportará 60%, dijo el gerente del área de energía de la entidad, Alexandre Esposito.

El gobierno brasileño está consciente de la importancia de ampliar su capacidad en el sector eléctrico porque en 2001-2002 tuvo que racionar la energía, lo que provocó una recesión.

Brasil ha hecho un esfuerzo considerable para mantener la inversión en movimiento por una esperada alza de la demanda debido al alto crecimiento económico y por la lentitud con que se incorporan los grandes proyectos hidroeléctricos.

El proyecto Belo Monte, de 11.200 megavatios planeado en el río Xingu en el Amazonas, puede absorber 12.000 millones de reales de financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

El costo total del proyecto, que ha demorado más de dos décadas en ir a subasta, está valorado en cerca de 20.000 millones de reales.

Entre 2003 y 2009, el BNDES financió 60.700 millones de reales en generación, transmisión y distribución de energía, que representaron la mayoría de los 105.000 millones de reales de inversión total en el sector.

Sólo en el 2009 el banco entregó créditos por 15.500 millones de reales al sector, que se compara con los 16.700 millones de reales del 2008.