Dubai. El brazo energético del Kremlin busca expandir su presencia en Oriente Medio, incluyendo a Irak, después de firmar un acuerdo de gas sin precedentes con una compañía de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), afirmó el sábado un alto funcionario ruso.

Rosneft se unirá a Crescent Petroleum en una concesión de gas en el emirato de Sharjah, dijo Crescent, en la primera incursión en Oriente Medio de la gigante estatal rusa.

Ambas compañías considerarán más proyectos conjuntos en Oriente Medio.

"Si hay una propuesta en (...) Irak, definitivamente la estudiaremos", dijo el viceprimer ministro de Rusia, Igor Sechin.

"Este proyecto es un piloto y tendremos oportunidades en la Federación Rusa, Oriente Medio y el resto del mundo (...) No hay duda que es un momento histórico para que las petroleras de Rusia comiencen sus operaciones en Oriente Medio", sostuvo.

El director de exploración y producción de Crescent, Abdulla al-Qadi, dijo que la empresa está en negociaciones con varias compañías para su expansión en Irak.

Rosneft bombea más de un quinto del petróleo de Rusia y es la principal compañía energética en el mayor productor de crudo del mundo.

Tiene grandes planes de expansión pero hasta ahora se ha abstenido de compras agresivas, debido a lo que analistas describen como preocupaciones por potenciales procesos legales que podría enfrentar de ex accionistas y gestores de la extinta empresa petrolera Yukos.

Crescent es una firma de energía privada con sede en Sharjah, en el norte de UAE.

El acuerdo es el primero entre las dos compañías, después de la firma de un pacto a mediados de mayo para trabajar en proyectos conjuntos en Oriente Medio y en la región del norte del Africa.