Londres. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó este viernes ligeramente a la baja sus previsiones de demanda mundial de petróleo.

Según el organismo, las abultadas reservas de crudo, un amortiguador de los elevados precios, podrían mantenerse a menos que la actividad económica se incremente.

El consumo mundial de crudo podría aumentar este año en 1,44 millones de barriles al día, por debajo de los 1,47 millones de barriles al día previstos en diciembre, hasta 86,3 millones de barriles diarios, dijo la agencia francesa.

La última previsión es más optimista que las anunciadas por otras agencias análogas a la AIE, como la Administración de Información sobre Energía de Estados Unidos, que esta semana estimó que el consumo de crudo crecerá en 1,1 millones de barriles diarios, por debajo de la anterior proyección.