Cientos de cultivadores de café se enfrentaron a la Policía durante la marcha que realizan en la Carretera Central de Perú para dirigirse hacia Lima con el fin de pedir al gobierno peruano mayores recursos para combatir la plaga de la roya amarilla.

La marcha de protesta generó un bloqueo de la carretera a la altura de la ciudad de La Oroya, a 185 kilómetros al este de Lima, motivo por el cual la Policía de carreteras intervino para despejar la vía, informaron varios canales de televisión y medios peruanos.

Los cafetaleros se enfrentaron a los policías, que lanzaron gases lacrimógenos, y alrededor de una decena de manifestantes fueron detenidos, según reportó Radio Programas del Perú (RPP).

El jefe de la Policía en la zona, Miguel Bacilio, informó a RPP que el tránsito fue finalmente restablecido en la Carretera Central y que hubo un agente herido en un pie, a raíz de los enfrentamientos.

Los manifestantes pertenecen a la Confederación de Cafetaleros de la Selva Central, que tienen sus cultivos en las localidades selváticas de Satipo y Oxapampa y piden al Gobierno peruano créditos para renovar las plantaciones enfermas por la roya y refinanciación de sus deudas, según informó el diario La República.

Este sector de cafetaleros se declaró ayer en huelga indefinida y partió en una marcha desde la ciudad de La Merced, en la selva de Junín, para llegar en los próximos días a Lima.

El ministro peruano de Agricultura, Milton von Hesse, informó que hasta el momento se han destinado 250 millones de soles (89 millones de dólares) para atender, con créditos y fertilizantes, los problemas generados este año por la plaga en los cultivos de café.

El Gobierno decretó en mayo pasado la emergencia para el sector cafetalero y organizó un plan para distribuir fertilizantes entre los cultivadores afectados por la plaga de la roya.

La Junta Nacional del Café, que congrega a 170.000 familias cultivadoras de café en Perú, pidió hoy a través de un comunicado publicado en la prensa la creación de un fondo de reactivación cafetalera para renovar 50.000 hectáreas que considera devastadas por la roya.

El presidente de la Junta, Anner Román, estimó, hace dos meses, que la plaga de la roya amenazaba con provocar la pérdida de 2 millones de quintales de café, lo que equivaldría al 25% de la cosecha nacional de este año.