Lima. Cientos de personas se dirigen este lunes hacia la zona donde se ubica el proyecto minero Conga, en la región Cajamarca, en el norte de Perú, para rechazar un eventual inicio de esa obra, informaron fuentes vinculadas a la marcha.

El movimiento Tierra y Libertad indicó, en un comunicado, que los manifestantes partieron la mañana de este lunes desde la plaza principal de la localidad de Celendín, y de otros distritos y centro poblados cercanos, con la intención de reunirse en los alrededor de la laguna El Perol.

"Vienen por distintos sitios, a pie, a caballo y en diversas movilidades", señaló el dirigente de las rondas campesinas (guardias comunales) Nicanor Alvarado.

Tierra y Libertad señaló, además, que "hay muchos policías" en el camino de acceso a la laguna El Perol, aunque también aseguró que "hasta el momento no hay indicios" de algún intento de impedir la marcha.

Según medios locales, los manifestantes intentarán llegar hasta las inmediaciones de la laguna El Perol, que el proyecto Conga plantea utilizar para la construcción de un segundo reservorio de agua para el consumo humano.

La semana pasada se informó que ya estaba concluido el primero de los dos reservorios que exigió el gobierno de Perú para permitir el inicio del proyecto aurífero, a cargo de la minera Yanacocha, que tiene como principal accionista a la norteamericana Newmont.

La marcha de este lunes ha generado la movilización de unos mil policías hasta la zona de la laguna, con el objetivo de proteger la maquinaria que se emplea en la construcción de los reservorios.

El presidente del Frente de Defensa de la localidad de El Tambo, en Bambamarca, Manuel Ramos, afirmó al diario La República que los manifestantes buscan fortalecer el rechazo al proyecto Conga.

"Tomaremos la laguna Totorococha Chica y contaremos con el apoyo de más de 2.000 llaucanos para impedir que avance Yanacocha y desaparezca el río Llaucano", aseguró.

Las actividades de Conga fueron postergadas hasta 2014 tras la presentación de un peritaje internacional, en abril de 2012, que recomendaba implementar medidas para atenuar el impacto ambiental que causará el proyecto en Cajamarca.

Tras conocer ese informe, el presidente de Perú, Ollanta Humala, anunció una serie de condiciones para permitir su ejecución, como cuadruplicar las reservas de agua en la zona, establecer un fondo de desarrollo social y crear 10.000 puestos de trabajo.

Conga, que contempla una inversión de US$4.800 millones, ha sido rechazada por un amplio sector de los pobladores de Cajamarca, que teme que se contaminen sus reservas de agua y que rechaza que se drenen cuatro lagunas, dos para extraer los metales y el resto para almacenar los relaves.

En julio del año pasado, las protestas antimineras se tornaron violentas, y en enfrentamientos con la Policía murieron cinco civiles.