En vísperas de su visita a España, el presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes, expresó en entrevista con Efe su interés en cerrar alianzas estratégicas con empresas españolas, a las que prometió que impulsará nueva ley de seguridad para las inversiones.

Vencedor de las elecciones del pasado 21 de abril, Cartes tomará posesión el 15 de agosto y ese día Paraguay previsiblemente retornará al Mercosur, que excluyó al país de su seno por la destitución en un apurado juicio político de Fernando Lugo, hace hoy un año.

El colorado Cartes agradeció a la "madre patria España" el "altísimo honor" que le concede con esta visita de trabajo, durante la que se entrevistará este lunes con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y será recibido en audiencia por el rey Juan Carlos.

Acompañado de sus principales colaboradores, expondrá también ante un centenar largo de empresarios en la Casa de América las oportunidades que Paraguay brinda a la inversión española.

"Pensamos que podemos hacer alianzas estratégicas (...) Está el potencial acá y el conocimiento, la experiencia de España (para) poder trabajar juntos", aseveró.

"Sabemos que el dinero lo que busca es estar seguro para aterrizar en un país", añadió, tras anunciar su intención de preparar una ley de seguridad a las inversiones extranjeras para que no se repitan "malas experiencias" que han llevado a otras empresas a retirarse de Paraguay.

"Yo no me canso de decir: podrán y van a venir de afuera (los inversores) pero debemos entender que hay una parte que no va a venir ni de Europa, ni de EE.UU., ni de África ni de la India, que es el ser un país serio" que atraiga los capitales foráneos, abundó.

Puertos, puentes, rutas, agua potable, alcantarillado, en estos ámbitos aventuró Cartes una posible cooperación con España, por su "vasta experiencia" en ellos.

El país "respira por el río Paraguay", por el que desarrolla el 80% de su actividad económica, y es "increíble que en el 2013 todavía estemos con problemas de dragado, que a veces el río es más o es menos navegable. Eso debería de ser una highway, una supercarretera", expuso.

Aludió también a la baja cobertura -del 11%- del alcantarillado y a la riqueza subexplotada en agua dulce de Paraguay.

Tras su visita a España, Cartes viajará este martes a Bruselas, donde mantendrá reuniones con responsables de la Comisión, el Consejo y el Parlamento de la Unión Europea (UE).

Cartes afirmó que pretende un "relanzamiento" de las relaciones con la UE, a la que agradecerá el apoyo que le ha expresado.

"Toda la UE no sólo nos dio un gran espaldarazo, sino que nos felicitaron por defender la legitimidad", dijo en alusión a la destitución del presidente Lugo por el Parlamento, que el país pagó con la suspensión del Mercosur y la Unasur.

"Estamos seguros de que aquí en todo lo que nos cuestionaron se ha obrado en Derecho", mantuvo Cartes, quien dijo que está trabajando sin descanso "para que Paraguay se reincorpore a todos los mercados".

Aunque "queremos estar reinsertos en esos mercados, hemos dicho que, si el precio es el no respeto a la dignidad de Paraguay, lamentablemente tendremos que seguir en esta" situación, subrayó.

Cartes eludió responder qué líderes regionales prevé acudan a su toma de posesión el 15 de agosto, y en particular si espera al venezolano Nicolás Maduro, declarado "persona non grata" por el Gobierno saliente por su supuesta injerencia durante la destitución de Lugo.

Venezuela fue admitida en el Mercosur en la misma cumbre de Mendoza, el 29 de junio de 2012, en la que Paraguay fue suspendido.

"Si nosotros les decimos: queremos (que vengan), pero todo lo que pedimos es respeto, y nos dicen lo contrario..... Nosotros invitamos a los países amigos. A todos los países amigos y que nos quieren, yo ya les hago la invitación", declaró.

A falta de diez días para que comience la nueva Legislatura, en la que su Partido Colorado tendrá mayoría en ambas cámaras, Cartes se declaró tranquilo por haber conversado "con todos los sectores", lo que ha incluido el izquierdista Frente Guasú del ahora senador electo Lugo.

"Tengo la tranquilidad de que hemos hablado (con todos), como nos comprometimos, de que íbamos a buscar una selección nacional, que en este momento el Paraguay necesitaba de sus mejores hombres y de sus mejores mujeres" para gobernarlo, aseveró.

"A este país nosotros, los paraguayos, lo hemos destruido bastante ya, se lo ha mirado como una piñata", lamentó, para prometer que su Ejecutivo manejará lo público como tal y acabará con la impunidad.