Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó este viernes a la firma estadounidense Apple por censurar contenidos relacionados con el Dalai Lama, el líder espiritual tibetano, o Rebilya Kadeer, la líder uigur, en su iPhone en China.

El Gobierno chino considera a estos dos exiliados como secesionistas y enemigos de China, por lo que los contenidos en prensa o Internet relacionados con ellos están censurados en el país asiático.

El iPhone de Apple se comercializa en la República Popular a través de China Unicom, la socia local del gigante español Telefónica.

IDG News Service, el editor de contenidos para Macworld, PC World y Computer World, reconoció que al menos cinco programas de software para el iPhone relacionados con el lama no están disponibles en las tiendas de Apple en China, así como los que tienen que ver con Kadeer.

En un comunicado publicado hoy, RSF pide a Apple que dé explicaciones sobre estos bloqueos a dos líderes, el primero galardonado con el Nobel de la Paz en 1989 y la segunda candidata al mismo galardón.

"Los usuarios del iPhone en China tienen derecho a saber a qué no tienen acceso exactamente. En interés de la transparencia, la compañía debería comunicar la lista completa de las aplicaciones censuradas y los criterios de selección utilizados", señaló RSF.

RSF añade que si Apple ha cedido a la presión de las autoridades chinas, "el grupo americano se unirá así al club de las empresas de la censura" en ese país, "una gran decepción para una empresa que se ha dado a conocer por su espíritu creativo bajo su lema 'Piensa diferente".

A la luz de esa censura, "parece que en China, Apple no facilita los medios para pensar de forma diferente a las autoridades", prosigue RSF, y añade que "el hecho de obedecer a las leyes locales no constituye una excusa plausible", ya que censurar contenidos sobre el Dalai Lama "es una violación de las normas internacionales sobre la libertad de expresión".

Desde EE.UU., portavoces de Apple se han limitado a decir que "cumplen con las leyes locales".Esta respuesta, en opinión de RSF, incluye a Apple en las firmas americanas que han accedido a censurar la información en China, como Yahoo o Google.

La primera llegó incluso a facilitar detalles privados del periodista Shi Tao a las autoridades chinas para ser condenado por subversión en 2005 a diez años de prisión, tras publicar contenidos críticos con el régimen chino.

En este sentido, RSF pide al Congreso de EE.UU. que adopte cuanto antes el Acta Global de Libertad en Internet, que impediría a estas multinacionales colaborar con los censores de Internet en países represivos.

A pesar de la férrea censura que aplican las autoridades chinas en la red y en los medios de prensa, el país asiático acoge ya a la mayor comunidad de internautas del mundo, con unos 380 millones, y la web se ha convertido en un foro de opinión inaudito en el que muchos encuentran tretas tecnológicas para llegar a los contenidos que les interesa.