Tegucigalpa, Honduras. Una de las principales causas de la histórica crisis financiera que atraviesa la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) son las crecientes pérdidas.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal), en su informe “Centroamérica: Estadísticas de producción del subsector eléctrico 2012”, revela que las pérdidas han venido creciendo en los últimos años.

Las pérdidas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica fueron de 23,2% en 1990, en 2000 bajaron a 18,1%, en 2006 aumentaron a 25% y en 2012 se dispararon a 29,8%.

En valores nominales, el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), Miguel Aguilar, calcula que cada punto es equivalente a 280 millones de lempiras (US$14 millones), o sea, 8.400 millones de lempiras totales (US$405 millones).

Para el gerente de la ENEE, Emil Hawit Medrano, hay una estructura desde adentro de la empresa manipulando con gente de afuera. Subraya que “el 30% de la energía no la paga la población, se pierde”. El funcionario reveló que de cada diez contadores o medidores revisados por personal de la estatal eléctrica, nueve han sido manipulados para hurtar energía.

“Esto es delicado para Honduras y creo que es ahí donde está el mayor problema para la ENEE”, sostuvo el funcionario.

No obstante, el entrevistado dice que con la aprobación de los fideicomisos la situación financiera podrá mejorar a partir del próximo año. Organismos como el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) han elaborado sendos estudios para bajar las pérdidas técnicas y no técnicas, no obstante, la escasez de recursos económicos no ha permitido ejecutar las acciones recomendadas.

Un ex gerente de la estatal eléctrica declaró que “si de las compras de energía que hace la ENEE, a lo que se le agrega su generación propia, solo alcanza a facturar 70%, ya que el restante 30% corresponde a pérdidas, y de esto solo ingresa el 63% por venta, entonces la empresa cómo puede lograr un equilibrio en sus finanzas para cubrir todas las obligaciones con estos resultados”.

Generadores privados. El presidente del Grupo Terra, Fredy Nasser, expresó que las pérdidas técnicas y no técnicas de la ENEE ya ascienden 31%, contrario a las cifras ofrecidas de manera reciente por las autoridades la estatal eléctrica.

“En el resto de los países de Centroamérica las pérdidas eléctricas se estiman en 12%, pero en Honduras pasó de ser 28%, luego subieron a 30% y en la actualidad se encuentran en 31%. El gobierno y menos la ENEE pueden soportar esta situación”, dijo el empresario, quien es uno de los mayores generadores de energía privada. Se preguntó como es que puede ser eficiente la estatal eléctrica con estos indicadores, que tiene una diferencia de un 19%.

“Creo que si seguimos en esta situación, continuó, esta situación se agudizará aun más y será más caro para el usuario y al país. Se deben reducir a su mínima expresión las ineficiencias”, agregó.

Preocupantes indicadores. Según el boletín estadístico de la ENEE correspondiente a diciembre de 2012, la energía generada en el sistema fue de 7.565,8 gigawatios hora y la energía vendida fue de 5.308,4 gigavatios, resultando una pérdida de 2.257,4 Gwh, equivalente a 29,8%.

Por esa cantidad de energía vendida, la estatal eléctrica recaudó 19.320,2 millones de lempiras. Las pérdidas técnicas y no técnicas sumaron 8.400 millones. Hasta abril la energía generada en el sistema interconectado fue de 2.494,3 gigavatios hora y la venta alcanzó 1.710,4 Gwh, dejando como resultado una pérdida de 783,9 gigavatios, o sea, 31,4%. Los consumidores pagaron 6.278,2 millones de lempiras.