Constitución. La planta de celulosa de la ciudad chilena de Constitución, que paralizó tras un terremoto, comenzará a funcionar en dos meses, dijo el miércoles una funcionaria gubernamental que citó a ejecutivos de la compañía.

La delegada presidencial en Constitución, Laura Albornoz, dijo que representantes de la firma, una filial Empresas Copec, le informaron de que la planta entraría en servicio en dos meses más.

La empresa había informado originalmente de un plazo de seis meses, según la funcionaria. "Les insistimos en la necesidad de retomar las faenas lo antes posible", dijo Albornoz, quien coordinó hasta el miércoles trabajos de ayuda en la zona en respuesta al sismo de magnitud 8,8.

En la planta trabajan unas 400 personas y otras 1.100 le prestan servicios, por lo que las autoridades quieren que vuelva operar para contribuir a la normalización de la vida en la ciudad de 50.000 habitantes que está 360 kilómetros al sur de Santiago.