Rancagua. Representantes del Valle de Colchagua de Chile, apodado el próximo Napa Valley por algunos, declararon que los productores de vino de la región perdieron cerca de 25 millones de litros en existencias producto del terremoto.

El vino es una de las principales exportaciones de Chile, luego del cobre, y es una parte clave de la economía de esa nación andina.

La pérdida de la región de Colchagua representa alrededor de un 20% de la pérdida nacional total, según un comunicado de la Asociación de Viñas de Colchagua S.A. y la Ruta del Vino del Valle de Colchagua.

En un comunicado firmado por el presidente de la Ruta del Vino del Valle de Colchagua, Mario Pablo Silva, se indica que no hay motivos para creer que eso impedirá a los productores cumplir con sus actuales compromisos.

Agrega que los daños a las bodegas de vino no afectarán la actual temporada de prensado ni la producción de vino embotellado.

El comunicado añade que a medida que el suministro de electricidad retorne a su plena capacidad, las operaciones vitivinícolas tales como la irrigación volverán a la normalidad y que los sistemas de transporte están funcionando aunque no son totalmente expeditos todavía.