Santiago. Con una inversión de US$245 millones, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, inauguró este jueves un nuevo tramo del metro de Santiago, una extensión de la línea más antigua de la red del ferrocarril urbano del país.  

La extensión comprende un tramo de 3,8 kilómetros de longitud y tres nuevas estaciones hacia la zona oriente de la capital chilena.

La empresa estatal Metro S.A. proyecta una afluencia diaria de 52.000 personas para las tres estaciones.

Las nuevas estaciones se sumarán a los 20 kilómetros de red y a las 27 estaciones que tenía la Línea 1, considerada el eje principal de la red al concentrar casi el 50% de los viajes.

La Línea 1 del ferrocarril metropolitano de Santiago no registraba un crecimiento desde 1980.

"Ésta era una línea que tenía una tremenda rentabilidad social, por la gente que vive acá y porque muchas personas se trasladan a trabajar. Además es una zona comercial muy interesante", dijo Bachelet.

Actualmente, el metro de Santiago considera cinco líneas y una extensión cercana a los 90 kilómetros.

En diciembre pasado, el gobierno chileno anunció una inversión de US$957 millones para la construcción de una nueva línea, que tendrá 12 estaciones y 14,8 kilómetros de extensión.