Santiago. Entre seis meses y un año demoraría Chile en recuperar la capacidad productiva dañada tras el terremoto del 27 de febrero, la buena situación económica con el que país enfrenta la tragedia son la principal señal de ello.

Así lo adelantan distintos analistas consultados por el diario La Tercera, quienes destacan que  a diferencia de 1985 esta catástrofe encontró a Chile "en un proceso de franca recuperación tras la crisis económica", explica Alejandro Fernández, de la consultora Gemines. Por lo que asegura que "en seis meses, como máximo, el aparato productivo debiese estar funcionando de manera cercana a la normalidad".

Los recursos fiscales -ahorros cercanos a los US$ 20 mil millones y la posibilidad de endeudarse por otros US$ 6.000 millones en 2010-, sumados a la buena posición financiera del sector privado permitirán enfrentar con rapidez la necesidad de reconstruir la infraestructura necesaria para recuperar la capacidad de producción.

"No hay restricciones financieras que afecten la inversión pública para reconstrucción y el sector privado está, además, en una situación muchísimo más sólida que hace 25 años", agrega Fernández.

Para Angel Cabrera, de la consutora Forecast, Santiago y gran parte del país retomará la normalidad estará en los próximos dos a tres meses. Mientras que en las zonas más afectadas, la VII y VIII Región, tardará entre seis meses y un año en recuperar su ritmo productivo.

El sector privado estima un recuperación más rápida en algunos sectores productivos, Héctor Bacigalupo, gerente general de Sonapesca, precisa que "los cálculos preliminares indican que la mitad del sector que se ubica en la VIII Región está deteriorada. La mitad de ella no está en tan mal estado, lo que permitirá que operen en 30 días. El resto puede tomar de tres meses a un año en recuperarse".

Sectores más afectados. Pese a la pronta recuperación del sistema productivo, los expertos coinciden en que pese a todo habrá infraestructura dañada por el terremoto que tardará más de doce meses en recuperarse.

"Dentro de seis meses no se puede pensar en que las personas afectadas por la catástrofe tengan ya una vivienda definitiva o que las pérdidas de capital en el sector vitivinícola se habrán revertido. Sin embargo, el aparato productivo ya estará en marcha", explica Fernández,

Cabrera adelanta que pueden quedar algunos problemas puntuales en el transporte, que podrían extenderse en un tiempo adicional en las zonas más afectadas, "pero serán dificultades menores", prevé.

Para Gonzalo Sanhueza, socio de Econsult RS Capital, uno de los sectortes más afectados podrían ser las pequeñas y medianas empresas, y estima que "el proceso de recuperación puede ser más lento y superior a un año".