La supermercadista chilena SMU, controlada por Álvaro Saieh, sigue siendo una importante fuente de noticias para el mercado. Y no de las noticias más optimistas.

En efecto, dos meses después de que informara al regulador de ese país, la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), que se habían detectado errores en sus estados financieros al primer trimestre de 2013, el retailer comunicó este miércoles que el Ebitda de dicho período fue el equivalente a US$19,2 millones, que se compara con los US$31,5 millones reportados originalmente.

Con estos resultados, el Ebitda registró una caída de 46,5% respecto de igual lapso de 2012, elevándose desde el 17,9% si se atiende al primer monto informado por SMU y que contenía errores.

Según informó Diario Financiero, la supermercadista también detalló que el margen Ebitda del primer trimestre retrocedió desde 3,5% a 1,8% de los ingresos.

“Esta disminución se explica principalmente por el aumento en las remuneraciones, por el aumento en los costos de fletes producto de la mayor centralización logística de nuestras operaciones y por la estructura de costos fijos operacionales de nuestras nuevas tiendas que aún no alcanzan la madurez en ventas para compensar dichas estructuras“, consigna el informe.

Los nuevos estados financieros también dan cuenta de un incremento en los gastos de administración de US$9,4 millones hasta US$254,2 millones. En cuanto a las pérdidas, SMU indicó que estas ascendieron a US$55,2 millones; es decir, US$14 millones más versus las anotadas en el igual período de 2012.

Esto es efecto, principalmente, del “aumento en los gastos operacionales, los cuales no fueron completamente compensados por el crecimiento en ventas de la compañía“, afirmó el retailer.

Por otra parte, la supermercadista comunicó a la SVS que el directorio de la empresa instruyó a la administración monitorear el comportamiento de las “variables críticas que permitan alertar tempranamente sobre la existencia de un eventual deterioro. Para tal efecto, y sin perjuicio del monitoreo permanente, el directorio ha instruido la contratación de dos firmas independientes que efectúen un seguimiento de variables para el segmento de supermercado y Test de Deterioro para el segmento de insumos para la construcción al 30 de junio de 2013“.