Pekín. China apoyó un acuerdo para combatir el cambio climático acordado en una polémica cumbre el año pasado y buscará un pacto mundial vinculante como resultado de las charlas que culminan en México en 2010, dijo el primer ministro chino, Wen Jiabao.

El líder chino aprobó el "Acuerdo de Copenhague" en una serie de cartas que le envió el 29 de enero al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y al danés Lars Lokke Rasmussen, cuyo país recibió la enconada cumbre de Copenhague en diciembre, informó la agencia china oficial de noticias Xinhua.

En Dinamarca se produjo a último minuto el controvertido documento sobre la lucha contra el calentamiento global.

Desde entonces, China y otras 50 naciones han delineado sus planes para reducir los gases de efecto invernadero y responder al cambio climático bajo un plazo fijado para el 31 de enero, en busca de poner en marcha una ronda de negociaciones que lleven a un pacto integral en México a fines de 2010.

En su propuesta, China repitió lo que llamó un objetivo doméstico voluntario para reducir el monto de la mayoría de los gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono, producido por cada unidad de producción económica en 40% ó 45% para 2020, desde los niveles de 2005.

Esta meta de "intensidad de carbono" permitiría que las emisiones de gases de efecto invernadero de China sigan aumentando, pero a un ritmo más lento que el crecimiento económico.

Sin embargo, la presentación oficial de Pekín no menciona el Acuerdo de Copenhague, que fue delineado tras negociaciones en las cuales China, el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero causados por la actividad humana, fue acusado por algunos negociadores de frustrar un tratado más fuerte.

La ONU le pidió a todos los asistentes tomar una postura sobre el acuerdo para el 31 de enero.

Ahora, el primer ministro chino ha apoyado públicamente el acuerdo, y dijo que su país quería un pacto vinculante en México, una meta que varios observadores ven difícil de lograr.

"(Wen) declaró que China evalúa positivamente y apoya el Acuerdo de Copenhague", dijo el reporte de Xinhua, citando las cartas a Ban y Rasmussen.

China quiere que las negociaciones que culminan en México "alcancen un resultado exhaustivo, efectivo y vinculante", citó el reporte a Wen.

Sin embargo, el primer ministro subrayó que el resultado estaría ligado a una convención de la ONU y al Protocolo de Kioto, el tratado que rige los deberes de cada país para combatir el calentamiento climático y que expira a fines de 2012.

Esos acuerdos dicen que los países en desarrollo, incluyendo a China, no deberían cargar las mismas metas absolutas para reducir las emisiones de gases invernaderos que aplican para los países ricos.

Siendo el mayor emisor mundial, China ha enfrentado una creciente presión de los países desarrollados y de algunos pobres para fijar metas más firmes y profundas para reducir sus gases de efecto invernadero.

China dice que sus emisiones han sido históricamente mucho menores a las del mundo desarrollado, y que sus emisiones per cápita siguen siendo mucho más bajas que las de las sociedades ricas.