Shanghai/Pekín. Las ventas de vehículos de China superaron a las de Estados Unidos, al alcanzar niveles récord del año pasado gracias a incentivos del gobierno, y las automotrices están listas para un sólido pero lento crecimiento en 2010.

Después de un año clave en el que las automotrices chinas hicieron grandes compras en el extranjero, los renovados incentivos políticos de Pekín para alentar la demanda seguramente mantendrán al país como un lugar destacado para las automotrices.

Las ventas de vehículos en el país asiático saltaron a un récord de 13,6 millones de unidades en 2009, dijo el lunes la Asociación China de Fabricantes de Automóviles, muy por encima de la meta previa del país de 10 millones de unidades.

Eso se comparó con ventas anuales de 10,4 millones de autos y camiones en Estados Unidos, el mínimo en 27 años.

El conteo chino, que también incluye a los vehículos pesados, aún es superior que el de Estados Unidos después de restar casi 650.000 unidades de camiones pesados, indicó Orient Securities.

"Las ventas han estado extremadamente calientes en la mayoría del año pasado con pocos cambios estacionales. Mucha gente tiene que esperar por semanas o, incluso, meses para obtener sus autos", dijo Qin Xuwen, analistas de Orient Securities.

Las ventas de autos de pasajeros de China saltaron 52,9% a 10,3 millones de unidades en 2009, rebotando fuertemente desde el incremento de un sólo dígito en el año previo, según los datos oficiales.

Las ventas de autos en diciembre crecieron 88,7%, a 1,1 millones de unidades, superando el millón de unidades de ventas mensuales por tercera vez en el año.

Los analistas atribuyeron el éxito en gran medida a las iniciativas políticas de Pekín, que elevaron el ánimo del mercado y atrajeron a los clientes de nuevo a los salones de exhibición.

La compañía administra actualmente seis áreas y de ellas extrae el 58% de la producción nacional de crudo.