Santiago. Vender o morir. Esa es la consigna que estaría rondando por la cabeza del empresario chileno José Codner, controlador de la cadena de farmacias Fasa, con operaciones en Chile Perú y México.

El golpe que se desató después de que la empresa reconociera que se había coludido con su competencia -Cruz Verde y Salcobrand- para fijar los precios de medicamentos, habría llegado hasta la médula del empresario. El imperio que fundó hace 40 años, hoy es la mayor cadena farmacéutica de América Latina -con ventas anuales por US$1.600 millones anuales en 2008-, pero se habría visto golpeada en sus cimientos tras esta crisis.

El hecho habría llevado a Codner a decidir vender el 51,1% que posee en la firma chilena, cuyo valor en bolsa es cercano a los US$200 millones.

Fuentes involucradas en la negociación, que pidieron reserva de sus nombres, afirmaron a AméricaEconomía que el empresario chileno contrató los servicios de Goldman Sachs para concretar la operación. Al ser consultado, el banco de inversión declinó referirse sobre la operación.

El paso siguiente se dará la próxima semana, cuando se presenten dos not binding bids (ofertas que no generan obligación de compra, pero que permiten acceso a los papeles de la compañía).

Los interesados en Fasa son controladores de cadenas de farmacias de Argentina y México, entre otros. Pero todavía queda otra pregunta por responder: ¿qué hará el retailer chileno Falabella, que posee 20% de la compañía?

Según las mismas fuentes conocedoras de las negociaciones, el grupo liderado por las familias chilenas Solari, Del Río y Cuneo, podría seguir dos caminos: buscar comprar las acciones de la familia Codner, para así obtener el control de la farmacéutica, o vender sus acciones al posible comprador. Todo dependerá del valor al cual se ofrezcan los papeles, los que hasta este viernes alcanzaban los US$2,58, registrando un alza de 93% en los últimos 12 meses, y 15% en lo que va de 2010.

Alejandro Rosemblatt, vicepresidente ejecutivo de Fasa, no quiso referirse al tema cuando fue consultado por AméricaEconomía. Sin embargo, más tarde, fuentes de la compañía desmintieron que la empresa estuviera en venta.