Bogotá. Los planes para la modernización de Bogotá en materia de movilidad no se detienen y aunque la segunda línea del Metro no está definida todavía, se tiene pensado empezar a construirla antes de que finalice el primer trazado; es decir, en el año 2017.

Hasta el momento no se conocen detalles de lo que será la segunda megaconstrucción, pues la atención está centrada en la obra de los 24 kilómetros de la primera línea; sin embargo, para la gerencia del Metro de Bogotá es clave pensar en los demás tramos porque sin duda todos estarán conectados entre sí.

El gerente del Metro, Camilo Zea, le dijo a Elespectador.com que la segunda línea va desde la calle 127 con avenida Novena, baja por ese corredor vial hasta la Boyacá y llega hasta el Portal del Tunal.

La idea es que mientras se construye el primer trazado, que va desde la calle 127 con carrera 11 hasta el Portal de Las Américas, se inicien los estudios técnicos y financieros.

Aunque es apresurado hablar de nuevos tramos sin  haber empezado la construcción del primero, la Gerencia Metro se aventura a decir cuál será el trazado de la tercera línea, que iría desde la calle 170 con Novena y empalmaría con la avenida Ciudad de Cali hasta llegar al Portal de Las Américas. Lo que se busca con los trazados es crear un tramo férreo circular que estén interconectados.

La segunda línea tendría 23,4 kilómetros y la tercera 23,8. A largo plazo, Bogotá quedaría con 100 kilómetros de Metro, contando los 25 de la primera y otros 25 de una cuarta línea que iría desde la calle 193 con Novena y terminaría entre los portales de Las Américas y el Tunal.

La Gerencia del Metro asegura que la construcción de la primera línea cumplirá con los tiempos establecidos una vez se inicie los trabajos, pues ellos mismos serán el Idu de la obra.

"Sin duda, la construcción del Metro para Bogotá es una de las obras más grandes que se llevarán a cabo en el país. Todos los ojos estarán puestos encima del proyecto, no sólo la Administración Distrital monitoreará los trabajos, la Nación también estará muy atenta por los costos fiscales que implica la puesta en marcha de un nuevo sistema masivo de transporte", puntualizó Zea.

El ejecutivo añadió que Bogotá no se puede quedar sólo con un tramo del Metro, pues cada año la densidad poblacional aumenta en la capital y así mismo, se incrementa el número de vehículos que circulan por las calles.

"Nosotros calculamos que en 2018 habrá 12 millones de personas en la capital, si el Metro no se construye Bogotá quedaría como la única ciudad de Latinoamérica con más de 7 millones de habitantes que no tiene metro, pues hasta Lima (Perú) ya empezó a hacerlo", agregó.

Zea explicó que por ahora no se sabe si un solo consorcio quedará a cargo del primer trazado, pues ese tipo de contrato se definirá en el documento Conpes -Consejo Nacional de Política Económica y Social-.

"Si hubiera un contrato gobierno a gobierno, este definiría el consorcio que traería sus propias tecnologías, formas de financiación etc; pero como no es así debemos esperar los lineamientos de Planeación Nacional".

Por el momento se está estudiando si se eligen dos consorcios, uno que se encargue de los túneles (15 kilómetros subterráneos) y otro de las superficies (9 kilómetros).