Va más de un mes de la huelga de los trabajadores de Drummond y no se vislumbra una salida a esta situación, que sin duda impactará la economía del país y las finanzas de los trabajadores, ya que diariamente dejan de exportarse entre 80 mil y 90 mil toneladas del mineral, lo que significa pérdidas de US$6 millones al día.

Desde el pasado 23 de julio, cuando se inició la huelga, los trabajadores dejaron de recibir unos $1.351 millones de salarios (casi US$700 mil) y por seguridad social $360 millones (US$185 mil), mientras que la nación y los municipios aledaños no perciben $4.298 millones (US$2,2 millones) por concepto de regalías, impuestos y derecho de utilización de la línea férrea.

Pese a que el pasado lunes la compañía volvió a sentarse a negociar con Sintramienergética, los trabajadores no sólo insitieron en los puntos del pliego, sino que sumaron otras peticiones a las que la compañía de entrada rechazó por considerar que es imposible considerar estas solicitudes.

De acuerdo con la compañía, uno de los puntos en que más inisten los trabajadores es que se reintegren a líderes sindicales que fueron despedidos en el paro ilegal del 2009, por considerar que es personal que no le sirve a la empresa. Así mismo, la entidad mantiene la oferta de entregar a cada trabajador la suma de $8,5 millones (US$4.370) si se levanta la huelga y se firma la convención colectiva.

Esto le representará a la Drummond una cifra superior a los $32 mil millones (US$16,4 millones). Los trabajadores están pidiendo una cifra cercana a los $15 millones (US$7.712).

El Espectador conoció que los trabajadores tienen un auxilio por matrimonio, una prevenda que poco se da en este tipo de empresas a nivel mundial. La compañía ofreció incrementar esta prima en 8,01 %, lo que permitiría pasar de $696 mil (US$358) a $752 mil (US$386).

Junto a este auxilio los trabajadores recibirían ajustes en la prima de lentes y monturas al pasar $396 mil (US$204) a $422 (US$216), es decir, 6,6 %; para educación prescolar, primaria y bachilerato el auxilio tendrá un incremento de 8,85%, al pasar de $408 mil (US$210) a $445 mil (US$229), para hijos especiales la ayuda pasaría de $1.890.000 (US$972) a 2.030.000 (US$1.043) y para los estudiantes universitarios, semestralmente recibirían 2.455.000 (US$1.262) y no $2.288.000 (US$1.176), que fue lo que recibieron el último semestre.

Para los trabajadores que tienen familia lejos de la mina la compañía paga una prima de localización, recursos que destinan al pago de vivienda, esta se incrementaría de $262.700 a $283.000 y para auxilio de transporte este pasaría de 234.000 a 245.000 (hay que aclarar que este auxilio es complementario al servicio de transporte que tienen de la mina a un punto cercano a sus viviendas).

A esto se suma el auxilio para los trabajadores que estudian carreras universitarias. Este pasaría de $2.288.000 a $2.455.000, lo que representa un incremento del 7,27 %.

Exigencias desbordadas. Expertos consultados por El Espectador señalan que los trabajadores de Drummond se encuentran en una posición privilegiada, frente a otras compañías, e incluso por encima de El Cerrejón y mucho mejor que otras empresas del sector en la región y del mundo. Tienen hasta auxilio de matrimonio, explicó uno de los consultores.

De acuerdo con Claudia Jiménez, directora de Minería a Gran Escala, este conflicto le hace daño a la economía del país. Así mismo, César Díaz, de la Cámara Colombiana de la Minería, invitó a las partes a buscar una salida pronta a esta situación que impactará negativamente el PIB minero del país.

Entre tanto el director de Asomineros de la Andi, Eduardo Chaparro, recalcó que sin duda las exportaciones de carbón se verán afectadas por la parálisis y por el precio del mineral y que de mantenerse esta huelga las pérdidas serán mayores.

La posición de Sintramienergética dista tanto de la realidad que no permite siquiera avanzar en la negociación. Sentimos que no podemos llegar a un acuerdo con el equipo negociador actualmente establecido por Sintramienergética debido a sus demandas excesivas e irracionales, explicó la compañía en un comunicado luego de la reunión del lunes, la cual terminó a las tres de la tarde sin ningún tipo de acuerdo.

Por ahora la mina sigue parada y la meta de exportar 30 millones de toneladas no se cumplirá, inclusive podría estar por debajo de los 24,0 millones de toneladas que se exportaron el año pasado. Las pérdidas hasta la fecha fueron calculadas por la compañía en US$210 millones.

Pese a los esfuerzos del Gobierno el paro se mantendrá y no sólo afectará los compromisos de la compañía con el mercado internacional, sino que el país quedará marcado por este tipo de incidentes, que para un futuro podrá afectar las ventas del mineral.

A esto se suma que la construcción del puerto para llevar el carbón encapsulado, como lo exigue el Gobierno, se encuentra paralizada y que de mantenerse la huelga no se podrá tener cargue directo a partir del 1 de enero de 2014.