Bogot.á. Como se había anunciado, el miércoles presentó su renuncia la ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, María del Rosario Guerra, para no inhabilitar a su hermano, Antonio Guerra, quien aspira al Senado.

Pero antes de enviar la carta con la dimisión al presidente Álvaro Uribe, manifestó que el precio base del tercer canal privado de televisión, que hasta hoy está definido en $72.656 millones (unos US$36,4 millones), subirá cerca de $4.000 millones hasta US$38,4 millones.

Este valor (que al comienzo del proceso era de $69.276 millones) ya fue ajustado en diciembre pasado por la Comisión Nacional de Televisión (CNTV), de acuerdo con la inflación, atendiendo las sugerencias de la Contraloría y la Procuraduría que aseguraban que era muy bajo.

Sin embargo, los grupos Cisneros y Prisa (dos de los aspirantes), han reiterado que no hay claridad y que se debería revisar nuevamente.

Juan Andrés Carreño, director de la CNTV, aseguró que la entidad se tomará el tiempo necesario para estudiar el tema y otros que han creado controversia, y que llevaron a declarar la revocatoria de la licitación el 7 de enero pasado.

“La CNTV trabajó en una nueva versión del documento donde se hicieron precisiones con respecto a las observaciones realizadas por las partes vinculadas, para que se reabra el proceso con total normalidad”, aseguró Guerra.

Los otros temas que se están estudiando son los de las redes que utilizará el nuevo canal (se definirá si se usarán redes públicas o las mismas de los canales privados RCN y Caracol), la frecuencia en la que transmitirá (UHF o VHF) y la asignación de riesgos.