La búsqueda de una prórroga del contrato del campo Rubiales es cosa del pasado para Ronald Pantin, director ejecutivo de la multinacional petrolera Pacific Rubiales, quien ahora tiene entre pecho y espalda la idea de ir por un nuevo contrato del mismo campo, con la firme intención de duplicar la producción y de paso aumentar las reservas de petróleo del país. Y lo piensa lograr a través de la implementación del proyecto Star, prueba piloto que arrancó en febrero del año pasado, que consiste en calentar el crudo pesado para que se vuelva más delgado y pueda ser impulsado por agua al exterior. Dicho método hasta ahora ha permitido triplicar la producción en el campo Quifa, en Puerto Gaitán (Meta).

Pantin, un viejo zorro en la actividad petrolera, quien llegó al país con un puñado de amigos venezolanos y que con la implementación de tecnología de punta logró que Rubiales —el campo descubierto en la década del 80 y abandonado por no ser rentable por el precio del crudo— lideró que el desarrollo del campo al lograr que pasara de producir 14 mil barriles diarios de petróleo a 215 mil, lo que lo convierte en el principal productor del país.

Hoy la propuesta, que está en manos de Ecopetrol, señala que una vez venza el contrato y el campo revierta al Estado, arrancaría el nuevo contrato, que dejaría la producción primaria (el recobro o extracción de crudo, que hoy está en el 15%) para la petrolera estatal, mientras la producción secundaria, que se haría con el calentamiento de crudo, se dividiría, pero no en partes iguales, sino de acuerdo con la negociación que se concrete.

De embarcarse en este proceso, Ecopetrol no tendría ningún tipo de riesgo, según dice Pantin, ya que la inversión sería asumida en su totalidad por Pacific Rubiales y la operación también.
El bloque de Rubiales, que tiene los campos de Rubiales y Pirirí, tiene una reserva de 4.600 millones de barriles, de los cuales hoy sólo se recupera entre un 13 y 18% del hidrocarburo, pero con Star recuperarán el 50%, es decir, 2.300 millones, que son las reservas del país a diciembre de 2012, lo que le permite a Colombia tener autosuficiencia por siete años.
Para el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Germán Arce, toda propuesta que adicione barriles a las reservas debe ser analizada.

“Precisamente nosotros tenemos en marcha un piloto llamado Yacimientos descubiertos no desarrollados, que involucra 14 campos en los Llanos Orientales, con los cuales se busca incrementar el número de barriles, ya que se les ha declarado como descubrimientos. A muchos de éstos se les venció el plazo del contrato y no fueron desarrollados, otros no fueron viables en su tiempo”, explicó.

La idea es que para diciembre se haga una ronda, que estaría orientada a que empresas júnior, con experiencia pero con baja capacidad financiera, puedan pujar por estos campos, para luego ir a otras zonas, señaló durante el foro de Enercol.