En los últimos cinco años la dinámica del gas natural le ha permitido a Colombia, no solo aumentar su cobertura al 57% de la población, es decir, unos 6,5 millones de usuarios, sino sumar reservas probadas hasta situarse en 7,030 teras y llevar su capacidad transportadora a 7.643 kilómetros de gasoductos, lo que significa tener gas para los próximos 18 años.

Así lo señaló el presidente de Promigas, Antonio Celia, al explicar que Colombia es un caso exitoso en este sector, y que de mantenerse la actividad exploratoria el país podrá convertirse en un exportador de este combustible al mercado Caribe y a otros países de la región.

Por esta razón es que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) abrió la posibilidad de exportar el combustible y para ello se abrirá un proceso que permita la construcción de una planta de licuefacción en el cual se invertirán cerca de US$400 millones.

Inicialmente esta planta estaría localizada en la Costa Caribe y en un futuro, dependiendo de la oferta y la demanda se podría pensar en otra para el Pacífico, señaló el empresario.

Celia manifestó que la demanda del gas natural el año pasado fue de 856 millones de pies cúbicos, la cual solo fue superada en 2010, cuando el país vivió el fenómeno del Niño, lo que obligó a utilizar mayor suministro de gas natural para acompañar la generación térmica.

Pero atendiendo las proyecciones del sector, para los próximos cinco años la cadena invertirá US$389 millones en la construcción y ampliación de gasoductos. El año pasado se adicionaron 802 kilómetros de redes. Además, la Creg acaba de aprobar la expansión del gasoducto del sur de la Costa Caribe, el cual conectará a Cartagena con Sincelejo. Esta obra tendrá una inversión cercana a los US$100 millones.

“El gas natural ha sido siempre una historia de notable éxito, es gas natural ha sido toda una revolución social. Colombia es sin duda, uno de los países en el mundo que mejor ha aprovechado el privilegio de tener gas natural. Los indicadores lo muestran hoy tenemos unas 700 poblaciones atendidas”, replicó.

El directivo explicó que el año pasado se hicieron 460 mil conexiones, con lo cual se cumplió la tarea a la que nos habíamos comprometido con el presidente, Juan Manuel Santos, de 430 mil. La cobertura de redes del 77%, es bastante alto y el reto es llegara a 85% en los próximos tres o cuatro años. 

“Creo que en la medida que la regulación siga dando las señales adecuadas de expansión del sistema y la documentación que ellos expiden salga de manera oportuna, los inversionistas seguiremos en esa misma ruta exitosa y dinámica”, añadió.

Frente a la oferta de gas propano, Celia señaló que en el amplio mundo de la energía todas las fuentes tienen cabida, pero lo importante es saber cómo se hace la mezcla la matriz energética. Colombia tiene una gran fortuna y es que tiene matriz energética muy diversificada, tiene energía hidráulica, energía térmica, carbón, petróleo, gas natural y ahora Gas Licuado de Petróleo (GLP). 

Normalmente el costo de oportunidad es más alto que el del gas natural, por lo cual los países que tienen ambos recursos como Colombia, prefieren utilizara gas natural y esa debe ser la línea de la política energética del país a largo plazo, sin embargo hay espacio para la utilización del GLP en poblaciones remotas donde el otro combustible no puede llegar, ya sea porque no es factible por la falta de un gasoducto. Y el GLP siempre ha tenido su nicho de mercado y lo va a seguir teniendo.

Estamos haciendo ajustes en el sistema de comercialización de gas, que permite hacer transacciones bilaterales, es decir, entre el productor y el consumidor, lo que podría generar rebajas al consumidor final. El país tiene un gran potencial en el gas de esquistos y en el gas de carbón y de seguir las exploraciones con el mismo dinamismo el país podría convertirse en un gran productor.