Bogotá.- Colombia anunció el jueves que suspendió el proceso para encontrar un nuevo operador para la Electrificadora del Caribe (Electricaribe) y lo reabrirá el próximo año con la posibilidad de adjudicar por separado la distribución y comercialización de energía en la costa Caribe.

El Gobierno de Colombia ordenó en marzo del 2017 la liquidación de Electricaribe -subsidiaria de la española Gas Natural, por las continuas deficiencias en la prestación del servicio de energía eléctrica, meses después de que la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios tomó posesión de la firma ante los riesgos de una cesación de pagos.

Aunque avanzaba la búsqueda de un operador, el proceso se suspendió debido a que solo una firma mostró interés, dijo el presidente de Colombia, Iván Duque, sin revelar el nombre de la firma.

"El proceso que se venía adelantando donde solamente había una manifestación de interés con respecto a la información de la compañía se suspende", sostuvo Duque en una declaración a periodistas.

Colombia estima que Electricaribe necesita inversiones por 7 billones de pesos (US$2.160 millones) en los próximos 10 años.

"Desde enero hasta el último trimestre del 2019 se iniciará un proceso para buscar una operación óptima, de calidad, que contemplará también los estudios de segmentación del mercado, entre otros", explicó el mandatario, quien anunció que para hacerlo más atractivo Colombia asumirá un pasivo pensional de Electricaribe por 1,2 billones de pesos (US$370 millones).

Colombia estima que Electricaribe necesita inversiones por 7 billones de pesos (US$2.160 millones) en los próximos 10 años.

La española Gas Natural anunció en marzo del 2017 el inicio de un proceso de arbitraje para recuperar a Electricaribe, o en su lugar, recibir una compensación que estimó preliminarmente en más de US$1.000 millones.

El mercado de la Costa Caribe colombiana atiende actualmente a 2,6 millones de usuarios en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Guajira, Magdalena y Sucre. La cifra corresponde al 23% de la demanda energética del país sudamericano.