Las tarifas de energía para el trimestre que comienza este jueves y termina el 31 de octubre se mantendrán estables, según informó la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE).

Carmen Urízar, presidenta de esa comisión, indicó que los usuarios de la Empresa Eléctrica de Guatemala (Eegsa), que están dentro del segmento de tarifa social —consumo de 0 kWh al mes a 300 kWh al mes—, tendrán una baja. Ese rango lo componen 938.038 usuarios, según datos de la CNEE.

La baja, refirió Urízar, será de 4,85%, ya que el kilovatio hora (kWh) pasará de Q1,89 (US$0,23) que se cobra en el trimestre que termina este miércoles a Q1,80 a partir del 1 de agosto.

Para los usuarios de las distribuidoras de Energuate, la tarifa se mantiene igual con un costo de Q2.02 para los usuarios de la Distribuidora de Electricidad de Occidente, S.A. (Deocsa), y en Q1.92 para los de Distribuidora de Electricidad de Oriente, S.A. (Deorsa).

En el caso de la tarifa no social (consumo de más de 300 kW hora al mes) no tienen variación y se mantendrán en Q1.82 para la EEGSA, Q1.81 para Deocsa y Q1.97 para Deorsa.

Urízar explicó que la estabilización de las tarifas se debe a que se utilizaron los fondos de reserva que se tenían disponibles de las distribuidoras.

En Deocsa y Deorsa había un fondo de Q66.1 millones (US$8,2 millones) a favor del usuario. Mientras que en Eegsa no subieron las tarifas porque se decidió mantener un fondo de Q76.8 millones a favor de la empresa, y el cual será cobrado al usuario en siguientes trimestres.

En el caso de la tarifa social, el Instituto Nacional de Estadística (INDE) destinará en este trimestre Q68.9 millones como aporte extraordinario, sumado al subsidio mensual de Q110 millones que brinda, explicó Urízar.

“Se trató de que las tarifas quedaran igual para no tener un efecto en el usuario, sobre todo en el área de cobertura de Energuate, debido a la conflictividad que se vive en el interior —del país—. Tratamos de utilizar los mecanismos que la ley nos permite, además de la política de precios que pretende impulsar el ministerio —de Energía—”, dijo la presidenta de CNEE.

Tarifas sin fondos. Datos de la CNEE refieren que de no haberse aplicado la estabilización mediante el uso de fondos de las distribuidoras, la tarifa social hubiera aumentado Q0,04 por kW hora al mes y la tarifa no social Q0,06.

Según esa comisión, al 17 de julio se reportaban dos millones 563 mil 99 usuarios, de los cuales el 94% está cubierto con tarifa social. Por rango, el 42% consume de 0 a 50 kWh al mes; 27%, de 51 a cien; el 25%, de 101 a 300, y el 6%, más de 300.

La Eegsa registra un millón 41 mil 456 usuarios, Deocsa tiene 953 mil 60 y Deorsa 568 mil 583.

Luego de haber registrado tarifas récord en agosto del 2012, en el resto de ajustes aplicados en el 2013, tanto en febrero como en mayo y agosto, se aplicó la política de estabilización de precios.

Servicio de distribución. Aumenta VAD de Eegsa. Los usuarios de la Empresa Eléctrica de Guatemala percibirán  un aumento de Q0.02 por kW hora  consumido debido a  la aplicación del nuevo valor agregado de distribución (VAD).

El cobro se aplicará a partir del 1 de agosto y hasta  el 2018.

El VAD aprobado por la CNEE para este quinquenio  es de US$628,43 millones, lo que significa un incremento de US$137,8 millones a lo que se aprobó para 2008-2013, que fue de US$491,25 millones.

El VAD representa el 13% del total de lo que se paga en la factura de energía eléctrica, y sirve para brindarle mantenimiento y hacer nuevas inversiones de la distribuidora.

El impacto al usuario es variable, según la CNEE. Al consumidor residencial le  subirá Q0.02 por kW hora al mes, y su cobro pasará de Q0.25 en el período 2008-2013 a  Q0.27 por cada kW hora al mes en el 2013-2018, informó Urízar.

Aunque en notas anteriores publicadas por Prensa Libre autoridades y funcionarios referían que la Eegsa cobraba Q0,23 por kW hora al mes, lo que significaría que el aumento sería de Q0,04, el alumbrado público subirá Q0,02, de Q0,32 a Q0,34 por kW hora al mes.

Urízar dijo que para fijar el nuevo pliego tarifario de la Eegsa, para el  alumbrado público se trabajó una nueva metodología, ya que no se toma en cuenta el balastro para los cálculos, lo cual permite tener bajas en las tarifas. Ahora se establecerá, con una resolución,  que  se aplique esa metodología en otros VAD, agregó.

Urízar explicó que para las pequeñas y medianas industrias —ubicadas en el rango denominado baja tensión con demanda fuera de punta— la distribuidora pedía en su estudio Q1.65 y  se aprobaron Q0.96, que significa  reducción de Q0.70. mientras que para el segmento donde se encuentran las industrias  se bajó de Q0.43 a Q0.41 por kW hora al mes, agregó.

“Se ha visto el  tema de la competitividad y parte productiva del país”, refirió.Jorge Alonso, gerente de la Eegsa, dijo que aún analizarán el estudio y lo resuelto por la CNEE, para tomar una postura y decisión al respecto.

Por aparte, el analista Roberto Barrera dijo que se deberá revisar  el impacto a las pymes y a la industria,  ya que respecto del VAD anterior sí tiene alzas, indicó.