Fráncfort, Alemania. El banco alemán Commerzbank, parcialmente nacionalizado, registró en el primer semestre del año una pérdida de 51 millones de euros, frente al beneficio de 625 millones de euros del mismo periodo de 2012.

Commerzbank informó este jueves que tuvo en el segundo trimestre un beneficio neto de 43 millones de euros, 84% menos que en igual periodo de 2012 por las provisiones para créditos morosos.

El resultado entre abril y junio estuvo lastrado por los bajos tipos de interés y el aumento de las provisiones para créditos morosos.

Las provisiones para riesgos aumentaron entre enero y junio 31%, hasta 804 millones de euros.

El segundo banco alemán había tenido en el primer trimestre del año una pérdida de 94 millones de euros por los costes extraordinarios de casi 500 millones por la prevista reducción de 5.200 de sus 54.000 empleos hasta 2016.

Commerzbank, que va a reducir en dos miembros hasta siete su comité ejecutivo, redujo en el primer semestre la ganancia operativa 46%, hasta 547 millones de euros.

Los ingresos por intereses cayeron en los seis primeros meses 14%, hasta 2.985 millones de euros.

Commerzbank llevó a cabo con éxito en mayo una ampliación de capital de 2.500 millones de euros con el fin de devolver la ayuda estatal que le queda.

El banco devolvió con el capital logrado los 1.600 millones de euros que le quedan por devolver al Estado alemán y la participación silenciosa de la aseguradora Allianz de 750 millones de euro.

Tras la ampliación de capital la participación estatal, del Fondo de Estabilización de los Mercados Financieros (SoFFin), en Commerzbank se ha reducido desde el 25 hasta el 17%.

Las acciones de Commerzbank, que han caído 30% desde comienzos de año y sufren un alto nivel de especulación, subían casi 13%, hasta 7,48 euros, en la bolsa de Fráncfort a media jornada ya que los resultados superaron las expectativas de los expertos.

El consejero delegado de Commerzbank, Martin Blessing, dijo que la aplicación de las medidas estratégicas se produce según los planes, incluso, más rápidamente".

"Los ingresos antes de provisiones para riesgos se han estabilizado en las actividades principales de Commerzbank en el segundo trimestre, una señal de que vamos por el (buen) camino", según Blessing.

Las provisiones para riesgos subieron por la reducción de activos de riesgo de carteras no rentables que ya no pertenecen al negocio principal y están agrupadas en un banco malo (la financiación de barcos, la deuda estatal y los créditos para el sector inmobiliario comercial).

El negocio principal, que son la financiación a pymes y a empresas grandes, el negocio en Europa Central y del Este, la banca de inversión y la banca minorista, redujo en el primer semestre la ganancia operativa a 1.000 millones de euros, 29% menos que en los mismos meses de 2012.

La pérdida en el primer semestre se produce en gran parte por efectos extraordinarios relacionados con la aplicación de las medidas de saneamiento y la venta de los créditos inmobiliarios Commercial-Real-Estate-(CRE-) en el Reino Unido, que ocasionaron un lastre contable de 630 millones de euros.

La banca de inversión mejoró la ganancia operativa en el primer semestre hasta 524 millones de euros, casi siete veces más que en los mismos meses de 2012, pero las otras tres divisiones de su negocio principal redujeron el beneficio de explotación en este periodo.

Las provisiones para riesgos en el negocio de financiación de barcos se situó en el primer semestre en un nivel alto de 248 millones de euros, pero por debajo de los 284 millones de euros en el mismo periodo de 2012.

Blessing no hizo pronósticos concretos para el conjunto del ejercicio.