Santiago. Olvídese del tradicional mouse que lo acompaña en su escritorio. La firma canadiense Deanmark revoluciona este tradicional dispositivo mediante el Airmouse, especie de guante que se coloca en la mano y cumple las funciones del periférico. 

Incluye varios sensores y un láser óptico que detecta el movimiento. Está diseñado para permanecer inactivo hasta que la mano se coloca en una posición neutral, plana, por lo que podremos hacer otras cosas (escribir, movernos, etc.) sin que se produzca ningún movimiento del cursor.

El ratón-guante funciona hasta una semana sin recargarse y está disponible en cuatro colores. Saldrá al mercado a mediados de año a unos US$129.

 Mayor información: www.theairmouse.com