Año 2009. En ese entonces, la crisis estadounidense golpeaba a todo el mundo. América Latina no fue la excepción. De acuerdo a la Cepal, las exportaciones de la región –cuyos grandes clientes eran Estados Unidos y Europa– se redujeron en 24%.

No obstante, cuatro años después, los envíos se han recuperado en comparación con ese periodo. Sin duda las altas tasas de crecimiento económico de países como el Perú, Chile, Panamá y Colombia fueron claves. Pero también fue vital para esa mejora fortalecer los lazos comerciales entre los países de la región. El Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex) ha sido testigo en primera fila de ello.

Y es que con más de treinta años de experiencia en el sector financiero latinoamericano, Bladex ha visto lo bueno, lo malo y lo feo de la región. En 2003, luego de la crisis económica argentina, el banco amplió su espectro de clientes y decidió brindar sus servicios a todo tipo de empresas, y ya no solo a instituciones financieras. Con esta medida, su cartera de clientes pasó de 160 a cerca de 500 en 19 países de la región en 2013.

Hoy el banco especializado en brindar servicios financieros para el comercio exterior busca impulsar su crecimiento a través de la integración latinoamericana. “Se está gestando la base de esa integración. El MILA es un claro ejemplo”, dice un entusiasta Rubens V. Amaral Jr, CEO de Bladex.

“Latinoamérica podría seguir creciendo este año y su comercio también. Particularmente las exportaciones peruanas hacia los países latinoamericanos han aumentado a una tasa promedio anual de 27%”, dice Eduardo Ferreyros, gerente general de la Sociedad Nacional de Comercio Exterior del Perú (Comex).

Balanza empresarial. Bladex tiene a la fecha tres tipos de clientes: las instituciones financieras, las grandes compañías y las empresas medianas. De acuerdo con Amaral, uno de los grandes focos regionales de la compañía para los siguientes años serán las medianas. Si bien dentro de la cartera comercial estas aún tienen una participación reducida, el protagonismo de esas firmas ha aumentado con el paso de los años, y todo indica que lo seguirá haciendo. Su participación en la cartera de Bladex pasó de 5% en 2010 a 11% en 2013. Si se separa el segmento corporativo por tipo de industria, la más relevante para Bladex es la de petróleo y gas. Amaral señala que en ese y otros sectores Bladex buscará captar más clientes en la cadena productiva. Es decir, no solo se concentrará en las grandes compañías –como las petroleras– sino también en otras firmas más pequeñas, como los proveedores.

3231En el caso puntual del Perú –indica Amaral–, Bladex tiene mucho interés en el sector alimentos. De acuerdo con el ejecutivo, esta industria es la que muestra más potencial de crecimiento para el banco. “Las perspectivas para las empresas de ese sector son positivas”, confirma Juan Carlos Mathews, director de educación ejecutiva de la Universidad del Pacífico (UP). El catedrático agrega que también existe mucho potencial en exportadoras medianas de los sectores químico, minero y confecciones.

“El rubro exportador metalmecánico también podría ser relevante para el banco”, afirma Juan Varilias, expresidente de la Asociación de Exportadores (ADEX). “Los exportadores no tradicionales adquirirán cada vez más peso para el negocio de Bladex”, proyecta Mathews.

Horizonte financiero. Bladex abrió su oficina de representación en el Perú en 2011. Actualmente ya tiene cincuenta clientes activos. En dos años –estima Amaral–, la firma financiera duplicará su portafolio de clientes locales. Actualmente, en lo referente a la cartera comercial, la operación peruana es la segunda más importante de Bladex en la región (la primera es la brasileña).

El futuro del comercio exterior local es importante para Bladex. De acuerdo con Eduardo Ferreyros, las exportaciones peruanas al mundo alcanzarían los US$47.000 millones este año. Algunos expertos consideran que en 2013 los envíos caerían. Juan Carlos Mathews considera que, a diferencia de 2013, el próximo año sí se daría un aumento de los envíos peruanos al extranjero. El catedrático estima que estos avanzarían en más de 6% en ese periodo.

A nivel regional, Bladex proyecta aumentar sus utilidades en 12% durante el presente año respecto a 2011 –en ese periodo totalizaron US$83 millones– y mantener esa tasa para los siguientes años.

3232Además, Amaral proyecta que la empresa mantendrá un ROE de 12% para el siguiente año y medio. No obstante, en el mediano plazo espera que este indicador crezca hasta 15%.

¿Cómo logrará Bladex alcanzar esa estabilidad? “Estamos trabajando para mejorar nuestra eficiencia, aumentar la calificación de riesgo del banco, reducir los costos financieros y brindar un mayor valor agregado”, sostiene Amaral. Pero suscribir acuerdos con otras firmas sería también positivo para las operaciones de Bladex en el ámbito regional. En este sentido, Juan Carlos Mathews recomienda que el banco establezca alianzas estratégicas empresariales a nivel multinacional dentro de América Latina.

El objetivo de estas alianzas –dice Mathews– sería potenciar el ingreso en conjunto de esas firmas a otros mercados, como el asiático. Amaral confirma que el banco tiene mucho interés en el comercio internacional entre países de la región. Según el ejecutivo, el fuerte y creciente consumo interno que registran varias economías latinoamericanas vuelve muy atractivo a este bloque.

3233Para Juan Varilias, ex presidente de Adex, para impulsar el comercio exterior entre el Perú y otros países de la región es necesario mejorar procesos a nivel local en materia de aduanas, documentación, entre otros. Varilias considera también relevante que se efectúe una mayor inversión en infraestructura. “Esto mejorará la conectividad y hará más fácil el transporte de los envíos”, indica. Impulsar la formalidad también es otra tarea pendiente para el Estado –añade Eduardo Ferreyros–, ya que de esa manera se facilitará el acceso al crédito.

Bladex no descarta lanzar nuevos productos en los mercados latinoamericanos (el financiamiento de corto plazo es actualmente el más solicitado en la región). En el caso peruano –revela Amaral– se evalúa la posibilidad de brindar el servicio de leasing.

En la medida en que el crecimiento económico acompañe al país y el Estado disminuya las barreras burocráticas relacionadas al comercio exterior, más entidades financieras de peso apostarán por financiar a empresas locales y catapultarlas hacia nuevos e interesantes mercados.