Sala de Inversión. En lo que va del 2013, los commodities, en términos generales, han bajado salvo algunos relacionados al sector energético que han presentado un repunte muy importante.

Hasta la fecha, el maíz acumula una caída del 12%, mientras que el trigo ha registrado un retroceso del 14,8% y la soja sube 0,64% (en base a los futuros con vencimiento a septiembre), de acuerdo a lo detallado en el informe de Martín Perera, Client Trading Services, Saxo Capital Markets.

A mediados de junio último, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) proyectó una producción record de 14.005 billones de bushels y también anunció que el precio promedio estaría en un rango de US$4,4 y US$5,2 por bushel.

Recordemos que para la cosecha 2012-2013, el rango era de US$6,75 y US$7,15. Por lo tanto, la baja en los commodities agrícolas se debió en parte a plantaciones récord, al buen clima, un dólar más sólido y menores perspectivas de crecimiento económico.

A pesar de ello, esta semana estos tres commodities agrícolas han registrado una suba considerable luego de que las condiciones de las cosechas se deterioraran debido al clima como así también a indicios de que las plantaciones están madurando a un ritmo más lento de lo normal.

En lo que respecta al maíz, al 14 de julio, la USDA reportó que el 66% de la cosecha estaba en buenas o excelentes condiciones en las principales áreas cultivadas mientras que la semana previa se había registrado 68%.

Si bien tenemos expectativa de que los precios del maíz continuarán con un sesgo bajista debido a la producción proyectada, es fundamental estar pendiente de los reportes del Departamento de Agricultura de los EE.UU., ya que si el clima continúa afectando el rendimiento de este commodity en los Estados Unidos, el precio podría experimentar una subida porque evidentemente cambiaría las proyecciones de producción.

Adicionalmente, debemos estar muy pendientes de las decisiones de la Reserva Federal y de los comentarios de Ben Bernanke, ya que actualmente el mercado está muy pendiente de cómo sus acciones afectan al dólar, y por ende, a las materias primas.

En caso que la Fed haga alusión a que comenzará a retirar los estímulos monetarios, esto afectará al alza al dólar e impactaría negativamente en el valor de los commodities. También debemos mirar bien a las economías emergentes, ya que las perspectivas de crecimiento se han bajado y estas economías son motor del crecimiento global actualmente.

2938