Buenos Aires, EFE. Un consorcio integrado por dos empresas argentinas y una china se adjudicó hoy la construcción de un sistema de represas en la sureña provincia argentina de Santa Cruz, que demandará una inversión de 22.925,8 millones de pesos (US$4.094 millones).

Al anunciar la adjudicación de las obras, la presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo en un acto que el sistema de represas Néstor Kirchner-Jorge Cepernic será "de carácter estructural para el país".

"Esta construcción era casi una aventura, una empresa imposible de realizar. El río Santa Cruz, uno de los de mayor caudal, era el único que no tiene una represa hidroeléctrica y ahora tendrá una de las más grandes después de (la argentino-paraguaya) Yaciretá", aseguró Fernández.

La obra fue adjudicada a un consorcio integrada por la china Gezhouba Group Company y las argentinas Electroingeniería e Hidrocuyo.

Según informaron hoy fuentes oficiales, las represas tendrán una potencia de 1.740 megavatios, lo que representa un 4,7% de la energía del sistema eléctrico nacional actual, y su construcción generará 5.000 puestos de trabajo, con un plazo de ejecución de 60 meses.